CCOO vaticina que Castilla y León tardará seis o siete años en recuperar el ritmo de creación de empleo anterior a la crisis

CCOO presenta el Estudio sobre el Mercado de Trabajo en España y Castilla y León/
CCOO presenta el Estudio sobre el Mercado de Trabajo en España y Castilla y León

El sindicato alerta de que la incertidumbre por la inexistencia de un gobierno estable y los factores demográficos afectan al mercado laboral

El secretario de Empleo y Formación de CCOO-CyL, Saturnino Fernández, vaticinó este martes que Castilla y León, en el mejor de los casos, tardará seis o siete años en recuperar el ritmo del mercado laboral de 2007, periodo anterior a la crisis, cuando se incrementaba la cifra de ocupados en 20.000 personas al año y el desempleo bajaba en 25.000 por ejercicio. A pesar de reconocer que el pasado año significó un punto de inflexión en la mejoría en los datos macroeconómicos, con un crecimiento del PIB del 3,4 por ciento, sostuvo que la crisis social es evidente, con 173.000 empleos temporales en la Comunidad y 129.000 trabajadores a tiempo parcial, lo que supone que la mitad de la población activa está en paro o con un empleo precario.

Fernández, quien participó en la presentación del Estudio sobre el Mercado de Trabajo en España y Castilla y León durante 2015, junto a la adjunta a la Secretaría de Formación y Empleo de CCOO en la región, Beatriz Sanz, y el secretario de Estudios y Asesoramiento Jurídico Sindical del sindicato, Carlos Castedo, señaló que algo raro está sucediendo si se creó el mismo empleo en el segundo trimestre de 2015 que en los mismos meses de 2014, cuando el pasado año se creció el triple. Creemos que se ha producido una desaceleración a finales de 2015 a pesar de los buenos datos. En España y en Castilla y León se ha producido una ralentización en la creación de empleo y bajada de desempleo, significó.

Además, consideró que 2016 tendrá un comportamiento peor en el empleo que 2015 por el comportamiento de los primeros meses de este año y debido a las previsiones de crecimiento del Fondo Monetario Internacional (FMI) para España, del 2,6 por ciento, que son menores que el 3,4 pro ciento del pasado año. A ello se suma la incertidumbre por la ausencia de un gobierno, que retrae inversiones y retrasa la puesta en marcha de políticas activas de empleo. No obstante, entre las conclusiones del estudio el sindicato admite que tras la crisis en el mercado de trabajo, el año pasado comenzó el periodo de recuperación. Ya veremos si son otra vez brotes verdes, como en 2010, sentenció.

Entre las variables que demuestran esa mejoría, que no ha llegado a lo social, recordó que aumentó el empleo y la afiliación a la Seguridad Social, se incrementó de forma neta la cifra de asalariados con contrato indefinido y temporal -tanto los de tiempo completo como los parciales- y se redujo de forma importante el desempleo, especialmente el de larga y muy larga duración.

Sin embargo, CCOO advirtió de que hay datos que ensombrecen estos resultados, como son el descenso de la población en edad de trabajar, un factor que supone dos tercios de esa bajada. A ello se une la despoblación y la salida del colectivo inmigrante al extranjero u otras comunidades autónomas con más oportunidades laborales.

Fernández también llamó la atención por la destrucción de empleo por cuenta propia, la mayor tasa de temporalidad en los últimos tres años y el aumento de trabajo parcial no elegido, que supone ya el 17 por ciento de los asalariados, cuando hace un lustro no llegaba al 13 por ciento. Esto ha supuesto el aumento de un punto porcentual por año desde la aprobación de la reforma laboral, lo que sitúa a los castellanos y leoneses a niveles de otros países, pero de forma involuntaria.

Igualmente, lamentó el elevadísimo descenso de beneficiarios de prestaciones, sobre todo el contributivo. Todo ello, añadió, por decisiones gubernamentales.

Exigencias a Gobierno y Junta

Para combatir esta situación, CCOO pidió al próximo gobierno central que tome posesión que apueste por la estabilidad y crecimiento económico, porque sin ello no ha forma de crear empleo y salir de la crisis. Fernández también reclamó la derogación de la reforma laboral y las leyes que la rodean, ya que todo ello perjudica al mercado de trabajo, la negociación colectiva, la tipología de la contratación y las prestaciones. Con las normativas de Aznar y Zapatero, que no eran para ponerlas en el altar, se creaba empleo. Con la de Rajoy no, espetó.

También exigió una reforma de las prestaciones por desempleo, que se recupere el sistema anterior a la crisis. Al respecto, recordó la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) en la que participa CCOO para una nueva prestación subjetiva estatal y poner en marcha una renta mínima de inserción en España; y la campaña para un plan de choque contra el desempleo y contra la pobreza. Y de forma inmediata solicitó la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) prevista para 2016, del uno por ciento, que aún se encuentra sin aplicar, según denunció CCOO (hasta los 655,20 euros al mes), y que en 2018 alcance los 800 euros.

Tampoco faltaron peticiones a la Junta, a la que el sindicato apoyará en el rechazo al recorte planteado por el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, de 324 millones de euros por el incremento del déficit. Hay que buscar otras fórmulas a través de impuestos a los que más tienen. Ese recorte sería una catástrofe, señaló, tras respaldar el acuerdo parlamentario suscrito en esta materia. Al respecto, Carlos Castedo matizó que CCOO se muestra del lado de la Junta, pero también le pidió que haga sus deberes y que ponga en marcha una reforma fiscal más justo.

La última demanda al Ejecutivo regional es la agilización de la II Estrategia Integrada de Empleo para los próximos cuatro años y que el Gobierno autonómico suscribió en el marco del Diálogo Social en el mes de enero. En lo que respecta a 2016, Saturnino Fernández recordó que están comprometidos 140 millones de la Junta más otros 100 del Estado, principalmente para políticas activas de empleo, y que se debe aplicar entre abril y mayo. No es que vayan despacio, pero se tienen que cumplir los plazos para su ejecución este año y a primeros de 2017, que es lo habitual, comentó.

Grandes líneas del mercado laboral

Entre las grandes líneas del mercado laboral de Castilla y León durante 2015 destaca la reducción de la población en edad de trabajar en 14.500 personas, hasta 2,09 millones, debido al fenómeno migratorio. La tasa de actividad se redujo hasta el 55 por ciento, cinco puntos por debajo de la media nacional. Además, CCOO destacó que se generó empleo de forma importante, con 19.000 ocupados más, aunque a un menor ritmo que en España. Todos estos puestos de trabajo son asalariados, mientras que los colectivos de jóvenes de 16 a 19 años y de entre 45 y 54 vuelven a perder empleo. Llama la atención que cae la ocupación en Burgos y Segovia y crece el paro en esta última, una cuestión sobre la que aún no ha encontrado respuesta el sindicato, aunque puede vincularse al importante peso del sector agroalimentario y sus vaivenes.

CCOO también alertó de la precariedad del empleo asalariado, ya que tres de cada cuatro nuevos han sido temporales. En este sentido, aunque la contratación aumentó un 12 por ciento, los nuevos de carácter temporal tienen una duración menor a seis meses y tan sólo ocho de cada cien supera el medio año