https://static.leonoticias.com/www/campo/modulos/del_valle_1040x80-kJMG-U40211490159tk-1040x80@Leonoticias.jpg

Vitartis apuesta por la formación 'online' para atraer a los jóvenes e impulsar la industria agroalimentaria leonesa

La presidenta de Vitartis, Beatriz Escudero, participa en los Desayunos de Ical. /Leticia Pérez
La presidenta de Vitartis, Beatriz Escudero, participa en los Desayunos de Ical. / Leticia Pérez

La berciana Beatriz Escudero apunta a la brecha digital como «uno de los grandes problemas» del sector agroalimentario y pide a la Administración que sea «tractora» para reducirla

ICAL
ICALLeón

La presidenta de Vitartis, la berciana Beatriz Escudero, denunció que la «gran» brecha digital entre el medio rural y el medio urbano y entre los diferentes territorios es «uno de los grandes problemas» para el desarrollo de la industria agroalimentaria en Castilla y León.

Por ello pidió, durante su participación en 'Los Desayunos de Ical', que la Administración no solo actúe como facilitadora con las operadoras, sino que se convierta en «tractora» y pase a ser «el primer cliente» de las compañías en las diferentes zonas de la Comunidad. En este sentido, abogó porque el Ejecutivo autonómico incida en la digitalización de los servicios públicos que presta en el territorio. «Entonces igual sí interesa llevar la comunicación digital a un punto que luego las empresas pueden aprovechar», explicó. «Se pueden hacer muchas cosas», apostilló.

Según Escudero, en la actualidad existen «un montón de herramientas 4.0» que podrían ayudar al sector agroalimentario a ser más competitivo, aunque denunció la falta de «carreteras y toda la infraestructura digital» para que puedan utilizarse. La presidenta de Vitartis consideró que, a estas alturas del siglo XXI, no tener acceso a la tecnología o «llegar tarde» supone «un hándicap muy importante», sobre todo cuando se pretende competir a nivel global. «Deberíamos apostar por el liderazgo industrial, la excelencia científica y la seguridad alimentaria, y para todo ello poder utilizar las herramientas que hay a nuestra disposición», reclamó.

La competitividad del sector agroalimentario de Castilla y León será uno de los ejes del primer Congreso de la Industria Agroalimentaria de Castilla y León que se celebrará en Ávila los días 28 de febrero y 1 de marzo, con motivo del décimo aniversario de Vitartis, en el que está previsto que se reúnan alrededor de 350 profesionales del sector en lo que pretende ser un «lugar de reflexión» sobre las necesidades, retos e inquietudes del sector.

Competitividad, innovación, la colaboración de la cadena de valor, la sostenibilidad y la brecha digital son los ejes de futuro del Plan Estratégico de Vitartis que, a falta de dos años para su finalización, ya se encuentra «más que cumplido» a partir del desarrollo de planes de acción que en los últimos años se han ido adaptando a las necesidades empresariales planteadas por el sector.

Formación

Escudero llamó a una mayor formación en el sector agroalimentario, que también requiere de muchos profesionales de perfil tecnológico y, por lo tanto, pidió una apuesta «importante» por la formación en nuevas tecnologías asociadas al sector. «Si queremos un sector de futuro, hay que hacer ver a los jóvenes que volver al campo no es un paso atrás», en especial en un momento en el que prácticamente es posible conducir una explotación o un proyecto agrícola desde un teléfono móvil.

Preocupada por el motivo que lleva a los jóvenes a no elegir una formación en el sector agroalimentario, Escudero estimó que es posible que el contenido de los planes sea «muy específico» o le falte la parte auxiliar para que sea más atractivo. Por ello, una de las propuestas que lanzó fue la de una mayor apuesta por la formación 'online'.

«Si queremos que los jóvenes se mantengan en los entornos rurales y se dediquen al sector agroalimentario, pero se les pide una formación presencial, tenemos un problema porque además hay unas comunicaciones que tela marinera», dijo. A juicio de Beatriz Escudero, la apuesta por la formación 'online', aunque tenga partes presenciales, resultaría «mucho más atractiva para los jóvenes», declaró.

Desde Vitartis se mantiene un diálogo permanente con la Consejería de Educación, aunque apostilló que no solo hay que pensar en los más jóvenes, sino también de aquellas personas con las que se ha venido trabajando, dentro de un sector que requiere de un reciclaje constante.

Otro de los retos que se planteó la presidenta de Vitartis fue el de la comunicación. «Tenemos un sector agroalimentario increíble, con proyectos buenísimos e innovación tremenda, con una calidad alucinante y un futuro tremendo y muy tecnológico, pero la gente no lo sabe», lamentó. Por ello instó a comunicar «lo bueno» que se está haciendo de forma que la gente joven «pueda ver el sector como un sector atractivo».

Para ganar en competitividad, Escudero destacó la importancia del dimensionamiento del sector, algo que reconoció que requiere de un cambio cultural, porque hasta el 95 por ciento de las empresas son pymes, muchas de las cuales han nacido como empresas familiares, pero la asociación quiere promover una «cultura para fusionarse» para así ganar dimensión y poder afrontar mayores retos, algo que, sin embargo, necesita de un cambio cultural.

A esa colaboración contribuye la Ley de Cadena Alimentaria en la que España «ha sido pionera» y que pretende organizar la relación entre el sector primario, la industria y la distribución. «Nosotros estamos en el medio y lo tenemos clarísimo», explicó Escudero, quien abogó por que tanto el sector primario como la distribución sea consciente también de la importancia de esa relación. Sin embargo, reconoció que la norma «poco a poco se va consolidando» y marcando la relació entre los actores de la cadena.

Innovación

Todo ello será inviable sin la inversión en I+D+i, que para Escudero resulta «básica» y «una obligación», y que cuenta en Vitartis con varios ejes «fundamentales» en la materia como son la inversión en biotecnología, con el fin de contar cada vez con productos más saludables y funcionales, como reclaman los consumidores; disponer de herramientas tecnológicas; e innovar en la manera de formar a los profesionales del sector. Vitartis lleva trabajando en la materia desde sus orígenes, con la apuesta por una innovación colaborativa a lo largo de la cadena alimentaria.

«Hay que empezar por la parte cultural, esto nos está costando mucho, pero poco a poco se está haciendo» y así se podrá ganar en competitividad. Escudero reconoció que el agroalimentario es un colectivo competitivo con la presencia en Castilla y León de «grandes empresarios, muy implicados con la Comunidad y con mucho interés», explicó. Sin embargo, asumió que queda mucho por hacer y que habría que seguir impulsando la modernización de los regadíos, producir más con menos recursos y el volumen de exportaciones podría ser mejor, si bien elogió el reconocimiento que Castilla y León tiene en el exterior, en especial en lo que a seguridad alimentaria e innovación se refiere.

Sostenibilidad

También incidió en el trabajo que se está haciendo en defensa de la sostenibilidad, pero consideró que falta tener del otro lado «a consumidores muy responsables». Para Escudero, si se consigue ese tándem de empresa sostenible y clientes responsables «iría mejor a todos, y ahí la comunicación es importante», recalcó.

La sostenibilidad del sector agroalimentario engloba aspectos ambientales, económicos y sociales, y reconoció que los profesionales son conscientes de la importancia de invertir para reducir costes, ser más eficientes y competitivos, entre otras cosas, porque el sector depende de los recursos naturales. «Estamos en una situación de cambio climático y tenemos que alimentar cada vez a más población con los mismos recursos, así que somos los primeros interesados por apostar por medidas que nos hagan mucho más sostenibles, porque va en nuestro negocio», aseguró.

10 años de Vitartis

Durante los diez años de vida de Vitartis, su presidenta consideró que la organización ha sabido «hacerse un sitio» y adquirir «valor e importancia». No obstante, fueron 14 los socios que iniciaron la andadura hace una década, una cifra que en la actualidad alcanza los 110 (75 pymes, 22 grandes empresas y 13 socios tecnológicos), que representan el 40 por ciento de la facturación y el 40 por ciento del empleo de las alrededor de 3.000 empresas del sector en la Comunidad.

En estos años, Escudero alabó que algo que ya forma parte del «ADN de Vitartis» es la innovación colaborativa, que permite poner en contacto a las empresas con las universidades, otros empresarios y colectivos, lo que está contribuyendo a que la asociación goce de «buena salud» y se sienta «orgullosa» de la trayectoria que ha seguido durante todos estos años.

Además de estar trabajando en proyectos ecológicos, de elaboración de envases biodegradables o más respetuosos, así como en envases inteligentes que informen sobre el estado de los alimentos, Vitartis lidera una estrategia de reducción de pérdidas alimentarias en la que se ha detectado que en el sector primario el desperdicio está fundamentalmente en los fallos de calidad o porque el producto no cumple las expectativas, mientras que en la industria la pérdida está en los procesos «que no son suficientemente eficientes» y en la distribución como consecuencias de roturas o caducidad. Alrededor de la mitad de ese desperdicio va destinado a alimentación animal, pero otra parte se desecha, un ámbito en el que «hay mucho que trabajar».

Por ello se está iniciando una segunda fase de trabajo «para cambiar todo eso» y sacar mayor aprovechamiento de los desperdicios. Para ello se intenta poner en contacto a expertos en el sector y empresarios que ya desarrollan acciones con estos fines para conocer experiencias nuevas y descubrir «las mejores prácticas» que puedan implantarse también en Castilla y León.

 

Fotos