https://static.leonoticias.com/www/campo/modulos/del_valle_1040x80-kJMG-U40211490159tk-1040x80@Leonoticias.jpg

Upa-Coag subraya que la ayuda de tres euros por tonelada de remolacha es «fruto de la presión»

Upa-Coag subraya que la ayuda de tres euros por tonelada de remolacha es «fruto de la presión»

La Alianza desvincula la medida de la situación actual del sector, pues es una «deuda del pasado y no una aportación para asegurar el futuro»

ICAL

La Alianza UPA-COAG subrayó este martes que el pago de la ayuda de tres euros por tonelada de remolacha anunciado por la Junta es «fruto de la presión» del sector, lejos de ser «un regalo de reyes», y criticó que, curiosamente, «se realice al inicio de un año electoral». «Confiamos en que se vea confirmado con hechos», deseó en un comunicado.

La organización, que mostró su «enorme satisfacción» por esta medida, presumió de que su «persistencia y trabajo» haya provocado que la Junta se vea obligada a anunciar en las últimas horas que este año abonará 10 millones de euros a los 5.500 remolacheros de Castilla y León correspondiente a la campaña 2011-2012.

En todo caso, desvinculó esta medida anunciada por la Consejería de la situación actual del sector, pues se trata del pago de una «deuda del pasado y no de una aportación para asegurar el futuro».

UPA-COAG recordó que el Gobierno regional rompió el acuerdo alcanzado en marzo del 2008 suscrito por la Consejería de Agricultura, Azucarera y Acor, y no concedió la ayuda que ella misma promovió durante las campañas PAC 2011, 2012 y 2013, lo que motivó el inicio de actuaciones a nivel judicial.

En septiembre de 2012 presentó un recurso de reposición y la Junta publicó la inadmisión de los mismos. En junio de 2013 fue el turno para un recurso ante el TSJCyL y en junio del 2016 se recibió la sentencia favorable a la organización que obligaba a la Junta a tramitar todas las ayudas de remolacha de 2011-2012. En septiembre del 2016 se comunicó el auto del TSJCyL aclarando que la Junta debía abonar las ayudas con intereses.

«Lejos de admitir la derrota en los tribunales, la actual Consejería recurrió la sentencia ante el Tribunal Supremo y así ha transcurrido el tiempo hasta hoy, donde por fin no le ha cabido otra más que reconocer que pagará en este 2019 las cantidades comprometidas en su día», señaló en un comunicado. Por este motivo, exigió «responsabilidades al más alto nivel a quién tomó la decisión de recurrir con el dinero de todos los contribuyentes, incluidos los propios remolacheros».

La Alianza UPA-COAG recordó también que este «empecinamiento» de la Consejería «por negar la evidencia podría haberse ahorrado y los remolacheros deberían haber cobrado lo que les corresponde mucho tiempo antes». De hecho, la decisión de la Administración regional «responde a una estrategia antes de la decisión que debería adoptar el Tribunal Supremo a favor de los intereses remolacheros y, quizá, eludir de esta manera el pago de los intereses acumulados».

Precisamente, este «grave incumplimiento» de los compromisos adquiridos por la Junta es uno de los factores, entre otros, que a juicio de La Alianza «han minado la moral de los remolacheros» y que explica, en parte, «la caída de la superficie de siembra que ha experimentado el cultivo en los últimos años».

Por último, defendió que ha sido la única organización agraria que hizo frente a los costes judiciales, por lo que «no supuso desembolso específico alguno a los remolacheros, como sí ocurrió en las actuaciones de otras opas».