UCCL reclama a la Junta que no cierre «el capítulo de la sequía» y pide ayudas de mínimis para las zonas más afectadas por la falta de agua

José Manuel De las Heras Cabañas, coordinador de la Unión de Uniones; el presidente de la UCCL Valladolid, Jesús Manuel González Palacín; Jesús Julio Carnero, consejero de Agricultura y Ganadería e Ignacio Arias Ubillos, presidente de la UCCL Valladolid./Valtero
José Manuel De las Heras Cabañas, coordinador de la Unión de Uniones; el presidente de la UCCL Valladolid, Jesús Manuel González Palacín; Jesús Julio Carnero, consejero de Agricultura y Ganadería e Ignacio Arias Ubillos, presidente de la UCCL Valladolid. / Valtero

Jesús Julio Carnero pide «estabilidad y certidumbre» para afrontar los principales problemas del país pero en particular del sector agrícola y ganadero

ICAL

La Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) reclamó hoy a la Junta que no dé por cerrado «el capítulo de la sequía» y que siga «negociando» y buscando «la fórmula» para ayudar a las zonas de la Comunidad más afectadas por la falta de agua en un momento «muy duro», en especial teniendo en cuenta que es la segunda sequía registrada en un periodo de tres años.

Para ello, el coordinador de UCCL en Castilla y León, Jesús Manuel González Palacín, recordó que en algunas zonas las pérdidas han sido «importantes» por lo que incidió en la relevancia de que se habiliten ayudas de mínimis, de hasta 25.000 euros en tres años, para dar «un apoyo extra» a los profesionales más necesitados.

Así se lo trasladó Palacín al consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, a quien insistió en que la zona sur se encuentra «muy mal» mientras que en el norte la situación ha sido «más o menos normal». Las pérdidas en algunas zonas, según cifró Palacín, rondarán entre los 20 o 30.000 euros y alrededor de los 60.000. «Son dos años de dura sequía de tres», y por eso pidió la definición de las zonas de sequía extrema con pérdidas más importantes a la hora de repartir las ayudas.

«Entiendo la dificultad de este tipo de ayudas, hay gente que se va a quedar fuera, porque tiene que ser así», declaró ante los medios de comunicación.

Otro de los temas de mayor relevancia que la UCCL puso encima de la mesa en el encuentro con el consejero fue la presencia de topillos dado que las medidas que se están adoptando actualmente «siguen siendo insuficientes» y ahí está el riesgo de que «merme» una parte importante de la cosecha en algunas zonas en el momento en el que se empiece a sembrar.

Tampoco dejó al margen la plaga de conejos, que en algunos territorios es «el problema más importante que tienen», así como la «explosión» de presencia de fauna silvestre, que está «extendiendo la tuberculosis» además de que está siendo «un problema de seguridad vial».

Por otro lado, la próxima negociación de la Política Agraria Común (PAC) es otra de las cuestiones que más preocupa a UCCL, en especial a la hora de definir «quién cobra y quién no cobra la PAC». Confiados en que no se produzcan recortes en la financiación, la organización agraria insistió en la necesidad de definir un documento «a título principal» porque actualmente se están repartiendo fondos «a gente que no vive de esto».

Como ya ha venido demandando, UCCL insistió en la necesidad de «sacar del sistema» a esas personas, y aunque Palacín estimó que es algo «complicado», instó a llevarlo a cabo «progresivamente» porque «los que nos jugamos el día a día en el sector somos los que vivimos exclusivamente de ello», y lo contrario resulta «injusto», dijo. «Si quieren seguir en la agricultura, que lo hagan, pero que no cobren las ayudas que necesitamos los profesionales que vivimos exclusivamente de ello» y en lo que Castilla y León «tiene mucho que ganar», apostilló.

Por último, Palacín aludió a la problemática que supone la interlocución o representación a nivel nacional, ante la existencia de una «relatividad» definida «a dedo» hace 12 años que dio la misma representatividad a las tres organizaciones agrarias, algo que el responsable de UCCL en la Comunidad tildó de «injusto» después de más de una década. «Si realmente estamos en una democracia, eso tenemos que solucionarlo», pidió.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural pidió «certidumbre y estabilidad» política para poder afrontar los principales problemas que tiene el campo, entre ellos la sequía, porque mientras que en anteriores ocasiones en los préstamos por esta materia fueron «de la mano» la Junta con el Gobierno y las organizaciones agrarias, en esta ocasión «solo vamos las organizaciones y la Junta» por esa falta de estabilidad.

Carnero avanzó que «previsiblemente» la próxima semana estará disponible la orden de préstamos, aunque garantizó que no se cerrará este capítulo, como se pidió desde UCCL, porque posteriormente se analizará si hay que tomar otra decisión «del tipo que sea» y si es posible acometerla. El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural puso de relieve el papel que desarrollan las organizaciones profesionales agrarias con las que pidió «diálogo» y una comunicación «dinámica y constante» para alcanzar «acuerdos y consenso» en la medida en que sea posible.

Esa comunicación «fluida» sería de gran ayuda en el caso de una problemática como la de la fauna silvestre, que es competencia de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, y que tiene «una gravedad importante», en especial en algunas zonas de la comunidad. «Hay que trabajar unidos para ver posibilidades que permitan una reducción de esa población tan superabundante que existe en esos momentos», solicitó.

En relación a la presencia de topillos, Carnero recordó que se está actuando en función de lo permitido por el ordenamiento jurídico y estimó que la coordinación interadministrativa «está funcionando», por lo que confió en que en el plazo de 15 o 20 días se determinen si los efectos «son los esperados por nosotros». Los mayores problemas se sitúan en la actualidad en el norte de Palencia, pero la intervención sigue activa para ver «la evolución» con las medidas que es posible adoptar.

Por último, el consejero hizo alusión a la representatividad nacional de UCCL, y tras 12 años sin celebrar elecciones, reconoció que el momento actual «no es el más sencillo» ante la celebración de unas nuevas elecciones generales el 10 de noviembre. «Dios quiera que después de ese día tengamos un Gobierno de una santa vez en España, porque es importante desde el punto de vista de la estabilidad y certidumbre para el país, pero también para nuestros agricultores y ganaderos», solicitó.