https://static.leonoticias.com/www/campo/modulos/del_valle_1040x80-kJMG-U40211490159tk-1040x80@Leonoticias.jpg

El sector remolachero leonés abre la campaña más baja e incierta de la historia y la previsión inicial de reducir en un 30% las siembras

Azucarera de La Bañeza. / S. Santos

La Azucarera de La Bañeza prevé molturar 400.000 toneladas en los próximos 50 días | Las organizaciones agrarias exigen a British Sugar retomar las negociaciones y dar marcha atrás a la reducción del precio en 6,5 euros

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

No corren buenos tiempos para la remolacha. El sector que, por primera vez cerró el año agrícola sin iniciar la molturación, vive inmerso en un momento de incertidumbre. Un sentimiento que se ha dejado sentir este lunes coincidiendo con la apertura de la Azucarera de La Bañeza.

En total, 720 toneladas recepcionadas en la primera jornada de una campaña que prevé 50 días de entrega y en torno a 55 para la molturación de un aforo que rondará las 400.000 toneladas.

Se trata de la producción más baja en la historia en León, con unos rendimientos por hectáreas que oscilan entre las 75 y 80 hectáreas y una polarización -riqueza- que se sitúa en el 15,5%.

Unas cifras alejadas a las 900.000 hectáreas de cultivo que registraba la provincia de media y que en la última década, con especial incidencia en los tres últimos años, han registrado una tendencia negativa.

El motivo, tiene un nombre y apellidos. Los agricultores apuntan directamente a British Sugar –propietaria de La Azucarera- y a su política como la consecuencia directa del progresivo abandono del sector. Y la situación, lejos de mejorar, empeorar.

Claves

-León venía recogiendo de media entre 750.000 y 800.000 hectáreas. En la actualidad, la Azucarera de La Bañeza molturará 400.000

-La campaña arroja los rendimientos más bajos de su historia, con entre 75 y 80 toneladas de media por hectárea, y una riqueza por debajo del 16%

-Los remolacheros prevén 50 días para culminar la entrega aunque la molturación se podría extender a los 55 días

-España consume 1.200.000 toneladas de azúcar y produce 525.000. Por cada tonelada de remolacha tipo se obtiene 138 kilos de azúcar

-Britsh Sugar logró 350 millones de euros en beneficio durante los primeros cinco años al frente de las Azucareras.

-El precio del azúcar alcanzó los 800 euros por tonelada. En la actualidad se sitúa en los 375 euros

-El remolachero cobra por tonelada 42 euros aunque la industria azucarera sólo abona 25,5 euros y el resto se completa con ayudas del pago social de la UE y el PDR

La previsión que manejan las organizaciones agrarias es que las siembras caigan un 30% de cara al próximo año. Aunque el porcentaje puede ser aún mayor. Al fin de cuentas, según coinciden desde Asaja y Ugal-UPL, el agricultor «no siembra para arruinarse».

Al fin de cuentas, según advierten, la rebaja de 6,5 euros que prevé aplicar la industria azucarera de cara a la próxima campaña, supondrá situar el precio de la tonelada en los 35,5 euros y, por tanto, suprimir el margen de beneficio del agricultor.

A ello se suma, según apuntan, la situación en «vía muerta» de la relación entre la industria y las organizaciones agrarias. De ahí que el desánimo marque el día a día del remolachero leonés que, tras dar por cumplido el 90% del PDR –Plan de Desarrollo Rural- ve el abandono del cultivo la mejor y única alternativa, quedando sólo los jóvenes y los que han impulsado la modernización de las explotaciones.

Un cultivo que, si bien, es «imprescindible» para la provincia y el mantenimiento de la Azucarera de La Bañeza. De ahí que el sector exija en bloque a la industria dar marcha atrás y retomar las negociaciones para garantizar la rentabilidad del cultivo.

«Si no siembra remolacha tengo trigo, alubias, patatas, girasol o forraje. La industria azucarera si no tiene remolacha no podrá hacer nada» MATÍAS LLORENTE (UGAL-UPAL)

«Estos precios demuestran que hay poco interés en sembrar remolacha en León» jOSÉ aNTONIO TURRADO (ASAJA)

En cualquier caso, advierten, los remolacheros tienen en el maíz, el trigo, la alubia, la patata, el girasol una alternativa, no así, la industria azucarera que, según remarcan Matías Llorente (Ugal-UPA) y José Antonio Turrado (Asaja), sin remolacha está abocada al cierre.

«No queremos seguir trabajando para el inglés, queremos tener encima de la mesa un precio juste que garantice la rentabilidad y que permita al remolachero seguir viviendo y pagando las inversiones», señaló Llorente, que no oculta su preocupación por el futuro del sector remolachero de la provincia.

Será una vez que conlcuya la campaña, el próximo mes de marzo, cuando las cuatro organizaciones agrarias citen a los remolacheros para abordar la situación. Ahí, se pondrá encima de la mesa la cifra real de agricultores que opten por abandonar de forma definitiva el cultivo de la remolacha.