https://static.leonoticias.com/www/campo/modulos/del_valle_1040x80-kJMG-U40211490159tk-1040x80@Leonoticias.jpg

El sector del ovino de leche saldrá a la calle el 30 de agosto para exigir un acuerdo de precios

Un instante de la rueda de prensa ofrecida este martes./
Un instante de la rueda de prensa ofrecida este martes.

Asaja y UCCL convocan la protesta para intentar salvar a un sector «fundamental» para el campo, que cobra 0,75 euros por litro de leche, cuando gasta en su producción 0,84

LEONOTICIASValladolid

El sector del ovino de leche atraviesa por una situación «desesperada» ante una industria y una distribución que, «con el consentimiento» de la Consejería de Agricultura de la Junta, «permite que se arruinen» los 2.250 profesionales que aún mantienen su actividad en la Comunidad. Como denunciaron hoy los máximos responsables de Asaja y UCCL en Castilla y León, Donaciano Dujo y Jesús Manuel González Palacín, los ganaderos llevan más de dos años y medio trabajando «a pérdidas» por lo que saldrán de nuevo a la calle el próximo jueves 30 de agosto en una concentración frente a la sede del departamento que dirige Milagros Marcos en Valladolid, para exigir a la consejera que «deje de marear la perdiz» y de «ponerse de perfil» y cierre un acuerdo de precios con la industria.

Dujo y Palacín hicieron un llamamiento a todo el sector a participar en la movilización, a la que también acudirán las cooperativas de ovino, ya que se trata de una actividad «fundamental» para el campo, ya que muchos agricultores viven de vender sus cosechas para alimentar a esta cabaña ganadera. Los dirigentes agrarios destacaron que este año, el precio medio percibido por estos ganaderos se sitúa en 0,75 euros por litro de leche, cuando el coste de producción alcanza los 0,84.

En este sentido, cargaron contra Milagros Marcos por no querer publicar el estudio de costes de producción al que se comprometió, para que la industria fijara contratos que no estuvieran por debajo de esa cuantía. Dujo constató que al parecer la consejera «no quiere verse obligada a reconocer que los ganaderos se están arruinando» y recalcó que ese informe «constituiría una baza para acudir al Tribunal de la Competencia» frente al «oligopolio» que mantienen las industrias.

González Palacín incidió en que se trata de un tema de responsabilidad social alcanzar un acuerdo con la industria para que ningún ganadero «se ahogue» y denunció que la industria agroalimentaria se lleva todos los años 125 millones de euros en subvenciones de la Junta sin ninguna contraprestación, por lo que se deberían ligar a un código de buenas prácticas que exija precios por encima de los costes de producción.

Acuerdo político

González Palacín constató que los ganaderos están pidiendo créditos para poder alimentar a sus familiar y a sus rebaños y su situación es «desesperada» ante una industria que impone los precios, por lo que anunció que si Milagros Marcos no asume su responsabilidad como consejera, en el futuro «habrá movilizaciones más contundentes». «Exigimos un acuerdo político ya», enfatizó, para recordar que cada año Castilla y León está perdiendo entre el ocho y el diez por ciento de sus explotaciones, cuando cada una genera de media dos empleos directos y entre tres y cuatro indirectos.

El responsable de UCCL recordó la importancia de esta actividad en la que Castilla y León es líder, donde se trasforma el 80 por ciento de la leche, incluso parte de la de Castilla-La Mancha, para insistir en que Milagros Marcos «debe liderar un acuerdo» con todas las partes, los ganaderos, la industria y la distribución, en base a un estudio de costes de producción, para cerrar contratos por encima de ellos.

Aclaró que su reto en estos momentos es alcanzar como mínimo los 0,84 euros para no perder dinero y reseñó que ahora es fundamental un ejercicio «político» en un sector muy organizado, en el que se concentra la producción en tres organizaciones; y cuatro o cinco industrias acaparan el 65 por ciento de las compras.

Dujo precisó que aunque el sector en la Comunidad, es el de mayor peso en España, con la producción del 60 por ciento del total de la leche de oveja (300 millones de litros), los ganaderos cobran 14 céntimos menos que en Castilla-La Mancha, una cifra que separa una actividad rentable de una ruinosa. «Debemos hacer valer nuestra mayoría en el sector», dijo, para argumentar que la fuerza del sector es defender con unidad unos precios justos.

Ni queso ni lechazo

Donaciano Dujo destacó que no es posible pagar precios justos cuando se está vendiendo el kilo de queso de oveja a cinco o seis euros, una valor «ruinoso» al que no debe comprar la industria ni la distribución, ni el consumidor. En este contexto, advirtió de que Castilla y León se puede quedar sin dos de sus productos de calidad estrella, como son el queso de oveja y el lechazo, con el consecuente impacto en el turismo.

El líder de Asaja recordó que estos dos productos son deficitarios en España y arremetió contra la distribución, que los está importando desde otros país con la connivencia de la industria para acabar arruinando al sector en España.

Contenido Patrocinado

Fotos