https://static.leonoticias.com/www/campo/modulos/del_valle_1040x80-kJMG-U40211490159tk-1040x80@Leonoticias.jpg

La persistencia de las heladas en la provincia supondría un «desastre» para el cereal y la remolacha

Un viñedo helado durante la pasada primavera./
Un viñedo helado durante la pasada primavera.

Esta circunstancia se sumaría a las pérdidas de trigo, por las heladas de la primavera; la sequía que afecta con especial incidencia al cereal; y la falta de agua en Barrios de Luna

RUBÉN FARIÑASLeón

Finaliza un año devastador para el campo leonés. Las heladas de primavera, que castigaron a la horticultura, los viñedos y los frutales y se llevaron un 50% del trigo; la sequía persistente durante todo el 2017, que ha arrasado el 80% de la recogida de cereal; y la escasez de agua en Barrios de Luna, que provocó pérdidas del 50% en el maíz debido a los cortes de riego; han castigado al sector de forma muy severa.

Ahora, como remate a la 'faena', las heladas amenazan con poner nuevas piedras en el camino de los campesinos. «Llevamos 10 ó 12 días con helada», aseguran desde las zonas de tierra agrícola. Esto ha supuesto que la remolacha esté dura y sea difícil de sacar, en plena campaña. Además, el cereal no está germinado porque las heladas y las sequías «se lo están llevando».

Por ello, en caso de persistir estas condiciones de temperaturas por debajo de cero grados en el campo leonés, la situación será «un auténtico desastre», remarca Matías Llorente, secretario general de Ugal-Upa.

«No nacerá el cereal y no se podrá sacar la remolacha hasta marzo», señala este representante de los agricultores de la provincia de León.

Las previsiones meteorológicas no invitan al optimismo durante esta semana. Las temperaturas seguirán por debajo de los cero grados y solo se espera un repunte de las mismas para después del puente.

Salvan el año

En el balance de este año 2017, dentro de lo negativo y el castigo que ha sufrido el sector, se salvaría la alubia y la remolacha «con una campaña regular; no podríamos decir ni buena ni mala».

La alubia mejora sus cifras

También está siendo «buena» la siembra de un 35% de cereal, que está permitiendo al campo «adelantarnos a la escasez de agua; estamos previniendo».

Los agricultores despedirán un mal año a la espera de precipitaciones que palien la situación, de especial dificultad en el secano, y empiecen a llenar los pantanos que garanticen los riegos de cara a las próximas campañas.

Contenido Patrocinado

Fotos