Las organizaciones agrarias confían en una progresiva subida del precio del cereal en sintonía con los mercados internacionales

Las organizaciones agrarias confían en una progresiva subida del precio del cereal en sintonía con los mercados internacionales

Recomiendan guardar el grano y realizar ventas escalonadas, a la vez que acusan a almacenistas y fabricantes de piensos de especulación e intentar hundir la cotización

Leonoticias Diario
LEONOTICIAS DIARIOLeón

Las organizaciones agrarias de Castilla y León confían en una progresiva subida del precio de los cereales en sintonía a la situación de los mercados internacionales y a lo que está ocurriendo en países como Francia, uno de los principales suministradores de cereal de España y donde la cotización media de los cereales ronda estos días los 200 euros tonelada.

Tanto Asaja, como la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) y la Alianza UPA-COAG coinciden en señalar que los actuales precios no tienen ninguna justificación y, además de recomendar a los agricultores almacenar el grano y realizar ventas escalonadas sin prisa, también acusan a almacenistas y asociaciones de fabricantes de pienso de especular e intentar hundir el mercado en la Comunidad.

El presidente de Asaja Castilla y León, Donaciano Dujo, asegura que «algunos están empeñados en convertir el mercado cerealista de Castilla y León y de España en un corralito para poder especular a su antojo. Ahora mismo, con la situación internacional, con un incremento de la demanda y la mala cosecha de importantes países productores como Francia, Ucrania o Rusia, no se justifican los precios miserables que se ofertan estos días», sentenció Dujo.

A su vez, también recomienda a los agricultores recurrir al almacenamiento en la medida de sus posibilidades, «para sacar el mayor beneficio» y en espera que los precios remonten como en los mercados internacionales. «Vender trigo por debajo de 170 euros la tonelada o cebada por debajo de 160 es una vergüenza», sentenció.

En la misma línea se pronunció el secretario general de UPA-Castilla y León, Aurelio González, que argumentó que no se entiende la situación actual de los mercados internos, cuando a nivel internacional hay una clara tendencia alcista como consecuencia de las malas cosechas en países como Ucrania.

Venta

González, que recomendó una venta escalonada y recurrir a la cooperativas para almacenar, también criticó las declaraciones las acusaciones realizadas por la Asociación de Fabricantes de Piensos Compuestos de Castilla y León (Asfacyl) en las que achacan a los agricultores la retención de grano para subir los precios y aseguró que hay que tener «poca vergüenza» para hacer manifestaciones de este tipo.

Por su parte, el coordinador regional de la Unión de Campesinos de Castilla y León, Jesús Manuel González Palacín, también arremetió contra Asfacyl por jugar a la «confusión» y a la «especulación y, al igual que Dujo, también explicó el daño que hacen los agricultores no profesionales en este inicio de campaña al vender el cereal directamente desde las cosechadoras sin preocuparse mucho por alcanzar un precio digno.

No obstante, González Palacín explicó que es difícil hacer una recomendación sobre cuál es el mejor momento para la venta, y argumentó que los precios los marcan los estocajes, las estimaciones de cosechas y los fondos de inversión. «En principio, la demanda mundial se está incrementado y las estimaciones de cosecha de los grandes productores como Argentina, Estados Unidos, Ucrania y Rusia no son las mejoras», apuntó.

Para el coordinador de UCCL, la situación por la que atraviesa ahora el mercado de cereales vuelve a poner de manifiesto la necesidad de introducir mecanismos de intervención de los precios en las producciones agrarias para evitar que se puedan provocar caídas de forma artificial, o fuertes subidas. «Hace años funcionaron y sirvieron para dotar de seguridad al sector», apuntó.

En este sentido, insistió que el objetivo es asegurar los costes de producción e indicó que esta campaña, gracias a la buena cosecha, los productores de cereales podrán hacer frente a la subida del gasóleo, de los fertilizantes y de la maquinaria, «algo impensable en un año malo con estos precios», sentenció.

Evolución

Según los datos facilitados por el Observatorio de Precios de la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta, en los últimos tres años el precio de los cereales ha caído una media que ronda el 10 por ciento. En el caso del trigo blando, que la pasada semana cotizaba a 168,8 euros la tonelada, la caída con relación a las mismas fechas del 2015 es de un 5,5 por ciento, mientras que la depreciación de la cebada fue del 8,3 por ciento, al presentar una cotización media de 158,4 euros.

El peor comportamiento lo presentó la avena, con una caída del 30,9 por ciento, al pasar de los 178,6 euros de la última semana de julio de 2015, a los 123,4 euros de la pasada, mientras que el centeno bajó un 7,3 por ciento y ahora cotiza sobre los 153,3 euros. Mientras tanto, el maíz cayó un 6,7 por ciento (168,4 euros).