https://static.leonoticias.com/www/campo/modulos/del_valle_1040x80-kJMG-U40211490159tk-1040x80@Leonoticias.jpg

El número de cerdos en granjas de León crece un 54,8% en los últimos cinco años y alcanza las 111.733 cabezas porcinas

El número de cerdos en granjas de León crece un 54,8% en los últimos cinco años y alcanza las 111.733 cabezas porcinasGráfico

El sector defiende que la Comunidad dispone de «un escenario perfecto» para que siga creciendo «mucho más» en los próximos años

S. GALLO

Ha sido tradicionalmente el líder de la cabaña ganadera de Castilla y León, pero desde hace 15 años viene experimentando un crecimiento importante, especialmente llamativo en los últimos cinco, en los que el número de cerdos en granjas porcinas de la Comunidad se ha elevado casi en un 25 por ciento. La demanda de los productos del cerdo en el exterior, en especial en países como China, se ha convertido en un aliado a la hora de favorecer estos buenos datos, que en un futuro no muy lejano, se espera que sean aún mejores.

En el último año en Castilla y León, el número de cerdos se situó por encima de los cuatro millones de ejemplares, con un aumento del 2,8 por ciento respecto a 2017, un dato que crece hasta el 24,2 por ciento en los últimos cinco años, un periodo en el que son 805.000 cerdos más los que se han sumado a la cabaña porcina de granjas de la Comunidad, según los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación recogidos por la Agencia Ical.

León lidera el aumento 'porcino'

En concreto, de los 3,3 millones de cerdos de granjas porcinas de Castilla y León en el año 2013, se ha pasado a 4,1 millones el año pasado, un incremento notable que ha sido especialmente llamativo en provincias como León, donde aumentó un 54,8 por ciento hasta los 111.733 cerdos; o Valladolid, donde creció en casi un 50 por ciento hasta los 382.695 animales.

El aumento en el número de cabezas de porcino fue generalizado, aunque también destacado en Soria (44,1 por ciento hasta medio millón de ejemplares); Ávila (35,8 por ciento hasta 265.013 animales); Burgos (31,2 por ciento hasta 467.418 animales); Salamanca (21,9 por ciento y 496.706 cerdos); o Zamora (19,9 por ciento y 442.621 ejemplares).

La provincia de Segovia sigue encabezando el número de ejemplares de ganado porcino en la Comunidad, con 1,2 millones de cerdos, aunque el crecimiento en estos últimos cinco años ha sido moderado, y apenas ha alcanzado el 10,2 por ciento. Sin embargo, el menor crecimiento de la Comunidad se apreció en la provincia de Palencia, con un 6,3 por ciento, hasta alcanzar los 113.043 ejemplares.

Del censo total de 30,8 millones de euros de cerdos contabilizados a nivel nacional, Castilla y León se mantiene entre las principales comunidades ganaderas, un dato que encabeza Aragón, con ocho millones de animales, seguida de Cataluña, con 7,7 millones de cerdos; y Castilla y León, con 4,1 millones. Le siguen Andalucía, con 2,6 millones de euros; y Galicia, con 1,2 millones de cerdos.

El presidente de la Federación de Asociaciones de Productores de Ganado Porcino de Castilla y León (Feporcyl), Miguel Ángel Ortiz, reconoció el crecimiento que está experimentando el sector del porcino de capa blanca, además de que ratificó que la previsión es que se mantenga esta tendencia en los próximos años, dado que las condiciones son óptimas para ello. «El cerdo está creciendo a un ritmo adecuado y de forma sostenible», lo que hace posible hablar de «un futuro prometedor».

Con cierta preocupación por la presencia de la peste porcina africana en un país como Bélgica, Ortiz reconoció la competitividad a escala internacional que está teniendo el cerdo a la hora de materializar ventas con China, con quien ya se ha suscrito un nuevo convenio recientemente para seguir exportando al país oriental, que elogia la buena calidad del producto del cerdo español, que además llega a «un precio excelente».

Condiciones óptimas

Además del crecimiento en materia exportadora, Ortiz puso de relieve el territorio «excepcional» con el que cuenta Castilla y León, donde los purines que se obtienen del cerdo son resultan muy beneficiosos para el terreno. Además, en la Comunidad «cabe mucho». Por ello, el presidente de Feporcyl reconoció que si en Castilla y León somos «tontos», el sector tendrá capacidad para crecer «mucho», pero si somos «inteligentes», tendrá potencial para crecer «mucho más».

Según Ortiz, Castilla y León cuenta con un campo «necesitado de abono» y territorio suficiente como para ubicar las granjas porcinas a una buena distancia para que no estén amontonadas unas sobre otras y se generen problemas. «Somos los primeros interesados en que el crecimiento sea sostenible», aclaró Ortiz, quien sumó el interés de los ganaderos que «quieren invertir y emprender, y se ve futuro», auguró.

Todos estos ingredientes están generando «un escenario perfecto» para que el sector porcino mantenga su crecimiento y «mucho más» en los próximos años, porque se estima que se puede cifrar en un 20 por ciento la ocupación actual del sector respecto a las posibilidades totales con las que cuenta.

FP Dual

El próximo día 24 está prevista la puesta de largo del Centro de Formación Agraria en Ávila, con la intención de que las primeras clases puedan impartirse en el mes de septiembre. Los productores de porcino requieren de «personas formadas» y la intención pasa por abrir una ventana que dé salida a los jóvenes ante la demanda que se augura que tendrá Castilla y León en los próximos años en materia de porcino. «En pocos años va a crecer bastante el sector», auguró Ortiz.

Desde Feporcyl se elogió el fin último de la FP Dual a la hora de «conectar» estudiantes con empresas en un sector que se tiene que implantar en el medio rural, y aunque se reconoció que el porcino «no es la solución», sí que puede ser «la punta de lanza» en un entorno en el que, por mentalidad, el porcino no resulta un sector atractivo, sino que se encuentra «en medio de las cavernas», lamentó.

Críticas

Al margen de este desarrollo, desde Ecologistas en Acción se ha denunciado el daño medioambiental que provocan este tipo de instalaciones, que además de olores, gases contaminantes y problemas de abastecimiento en algunos municipios, genera contaminación en las aguas subterráneas que puede perjudicar a la salud y empeorar la fertilidad del suelo. La concentración máxima permitida de nitratos en las aguas de consumo público en los países de la Unión Europea es de 50 miligramos por litro. En Castilla y León eran 67 los municipios que superaban ese límite hace ocho años, mientras que hoy este dato ha crecido hasta los 703, según el proyecto de decreto de zonas vulnerables a la contaminación de las aguas por nitratos elaborado por la Junta de Castilla y León.

Al respecto, desde Feporcyl estimó la posibilidad de que se esté haciendo un diagnóstico erróneo y, por ello, en la búsqueda de soluciones, y con ello «cargarnos un sector en aumento» porque en zonas como La Bureba (Burgos) o en Gómara (Soria) hay contaminación por nitritos a pesar de que «no hay ni un solo cerdo». Por eso, Ortiz instó a «buscar el problema de raíz» para poder atajarlo, al tiempo que incidió en que el sector del porcino «nunca se ha apartado de tratar los purines de la forma más adecuada», sentenció.