https://static.leonoticias.com/www/campo/modulos/del_valle_1040x80-kJMG-U40211490159tk-1040x80@Leonoticias.jpg

El granizo y la lluvia arrasan 45.000 hectáreas de cultivos con daños individuales de hasta el 45% de la cosecha

Presentación de una nueva edición de la Feria Campesina. / S. Santos

Ugal-UPA celebra el domingo 2 de septiembre su tradicional Fiesta Campesina, donde se incidirá en la necesidad de continuar con la negociación de la PAC, con una crisis sin precedentes en el ovino y las incógnitas en torno al futuro del gasoil

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

No hubo sequía y, quizá por ello, la alarma se contuvo. Sin embargo, las penas pesan también este año en el campo leonés. Concretamente, las fuertes lluvias y las tormentas de granizo que se han sucedido en primavera y verano arrojan un balance catastrófico: 45.000 hectáreas dañadas, de las que 30.000 son del regadío y casi 8.000 estaban sin asegurar.

Las últimas afectadas, las 2.000 hectáreas de alubia, remolacha y maíz que fueron víctimas de la tormenta de granizo de este martes que aquejó buena parte del Sur leonés. Los partes de daños que preparan los agricultores podrían alcanzar en algunos casos a entre el 30 y el 45% de la cosecha.

De ahí que la esperada o anunciada cosecha del año con más de 500.000 toneladas de cereales no llegará ni a las 450.000. Un balance catastrófico también para la alubia y la remolacha, aquejadas por un serio problema de podredumbre. «Es un año en el regadío totalmente desastroso».

Es la dura radiografía que ha realizado este miércoles el líder provincial de Ugal-UPA con motivo de la presentación de una nueva edición de la Fiesta Campesina que tendrá lugar este domingo 2 de septiembre en Veguellina de Órbigo.

Ante esta situación Llorente ha propuesto que los ayuntamientos soliciten la declaración de zona excepcional de riesgos climatológicos para poder conseguir algunas reducciones fiscales a la par que ha reclamado una rebaja en las franquicias de los seguros, del 20% actual al 5% por ser inasumible por parte de los agricultores.

Preocupaciones en el sector

Otro de los puntos en los que ha incidido Llorente ha sido en la necesidad de que siga hacia adelante la negociación de la nueva PAC, siendo clave frenar los recortes de las ayudas a las explotaciones familiares «porque juegan un papel importantes».

Encima de la mesa, otras preocupaciones. Entre ellas, la grave crisis del sector lácteo en el ovino, actualmente en la «más estricta de las miserias» y que exige una estabilidad y un nuevo contrato que garantice los preciso para que las familias pueda sobrevivir.

Asimismo, Llorente exigió apoyo para impulsar la modernización en el conjunto de los regadíos de la provincia frente a las nuevas restricciones del uso del agua que provocará problemas muy serios en los cultivos por inundación.

Por último, hizo alusión al futuro del gasóleo y su impacto que podría tener en el campo leonés, recordando a la ministra de Transición Energética, Teresa Ribera, que en los vehículos agrícolas no hay otras alternativas de combustible.

«Queremos saber si además de la prima que existe se aplicará la anunciada subida, lo que se traduciría en movilizaciones importantes porque las consecuencias en el sector sería de gravísimas pérdidas. Qué nos digan donde hay tractores y cosechadoras que pueda mover el bioetanol u otro tipo de energía menos contaminante».

La jornada festiva, que prevé reunir entre 5.000 y 6.000 personas, arrancará a las 12 del domingo con el tradicional pasacalles, al que le sucederá un baile vermut y la paella y melón regados con prieto picudo, donde se sucederá los reconocimientos, entre ellos a dos jóvenes por su reciente incorporación al sector.