Los estragos de la tormenta en León: de 40 litros de agua en Sahelices al «desastre» en el cereal de invierno

Granizada en los pueblos del Sur de León.

El campo leonés todavía no ha cuantificado los daños provocados por la lluvia, el viento y el granizo que ha afectado de forma directa a toda la zona comprendida entre Astorga y Sahagún

Rubén Fariñas
RUBÉN FARIÑAS

Desde Astorga hasta Sahagún, pasando por el Páramo, Esla-Campos y la zona de los Payuelos o la Cepeda. Las tormentas de las últimas horas han asolado buena parte del campo leonés y han causado estragos en los cultivos del Sur de León.

Desde los principales sindicatos agrarios trabajan ya para cuantificar los daños del pedrisco, la lluvia y el viento, que han sido tormentas «muy locales» y concentradas en lugares muy concretos.

Al detalle

Lo que sí está claro que ha sido «el peor momento» para los cultivos. El cereal de invierno estaba sin cosechar y se ha visto afectado por completo, algo que ya es imposible que se regenere. Estos productos son el trigo, la cebada, la avena y el centeno, que se siembran en Esla-Campos y Sahagún principalmente.

Mejor 'suerte' ha corrido el regadío, ya que la patata, la remolacha o el maíz, que se han visto afectados, todavía tienen posibilidad de regenerarse.

Los 100 litros de lluvia torrencial y la piedra caídas en la zona de El Páramo

La Unión de Campesinos de León señala que es pronto para evaluar las pérdidas, pero todo parece indicar que los cultivos de cereal están seriamente dañados, la colza que iba a segarse en breve ha perdido todo el grano y las alubias y el maíz habrá que esperar para ver cómo evolucionan. La piedra de más de 3cm ha llegado a romper las cabezas de los girasoles El resto de cultivos aparecen todos afectados en mayor o menor grado.

40 litros en Sahelices

En algunos lugares han caído hasta 35 o 40 litros de agua, por metro cuadrado, como por ejemplo en Sahelices del Payuelo. En otros lugares, se han alcanzado los 25 litros y los cultivos han quedado anegados.

En los trigales se ha optado por cortar el riego hasta el sábado, como primera medida para evitar daños mayores.

Tanto Asaja como Ugal-Upa trabajan ahora en gestionar los partes para que Agroseguro se haga cargo de las zonas donde se han declarados los siniestros. Por fortuna, la mayoría de campesinos cuentan con polizas que protegen este tipo de incidencias en sus terrenos.

«Los daños son muy altos». «El granizo ha hecho mucho daño al cereal, la patata o la alubia», se apunta en un sector que lamenta de nuevo una situación adversa «en el momento más crítico» y que califican como «un desastre» el tiempo de los últimos años para su negocio al aire libre.