https://static.leonoticias.com/www/campo/modulos/del_valle_1040x80-kJMG-U40211490159tk-1040x80@Leonoticias.jpg

La CHD destaca la recuperación hídrica de la provincia de León y la mejoría que experimentan sus embalses

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero, Juan Ignacio Diego Ruiz, inaugura una jornada./Miriam Chacón
El presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero, Juan Ignacio Diego Ruiz, inaugura una jornada. / Miriam Chacón

El presidente del organismo de cuenca pide prepararse para afrontar sequías «de mayor intensidad» por el cambio climático y confirma que la nieve acumulada «no da para salir de la sequía» que sigue siendo «seria»

ICAL

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), Juan Ignacio Diego Ruiz, hizo un llamamiento hoy para prepararse «de la mejor manera posible» para afrontar sequías como la que se está viviendo actualmente, muy vinculada a los efectos del cambio climático. A juicio del máximo dirigente del organismo de cuenca, los efectos climáticos está aportando sequías «de mayor intensidad» para las que hay que seguir preparándose, algo que pasa por contar con la ayuda de «todos los interesados».

Así lo dijo durante la jornada divulgativa celebrada hoy en Valladolid para dar a conocer los contenidos de la revisión del Plan Especial de Sequías de la cuenca del Duero, actualmente en situación de información pública, y que permanecerá en exposición pública hasta el próximo 22 de marzo. Esta jornada pretendía ser una presentación de este documento con el que atender situaciones como la «fuerte sequía» que se está viviendo en España, así como un «espacio de diálogo» para los interesados con el fin de analizar los aspectos más significativos y a vinculación de esta situación con el cambio climático. «Es una buena oportunidad para elaborar un documento que nos permita estar en mejores situaciones de cara a estas situaciones recurrentes que vamos a tener en la cuenca y en toda España», añadió.

El presidente de la CHD reconoció que resulta «difícil» identificar el inicio de un proceso de sequía, pero sí que abogó por contar con una herramienta que permita una «detección temprana» así como «un seguimiento técnico adecuado» de manera que la información disponible pueda facilitarse a los usuarios para que puedan planificarse en su gestión.

Una de las líneas de trabajo a día de hoy pasa por la construcción de nuevos embalses en algunas zonas deficitarias como en Las Cuezas, en la cuenca del Carrión, o en Rial y Morales, en la cuenca del Órbigo, que son zonas donde se ha detectado un déficit hídrico a la hora de poder atender las demandas. «Esta situación, cuando no es coyuntural, hay que atenderla mediante la planificación hidrológica, y los embalses hay que hacerlos contemplando una longitud en el tiempo importante», dijo.

El presidente de la CHD confirmó que ahora se está trabajando en la elaboración de anteproyectos, para mejorar aquellos que ya tienen ubicación y que son «los más avanzados». Con esta ubicación «muy fina», desde la CHD se continúa trabajando «en la mejora de esos proyectos para poder pasar la evaluación de impacto ambiental», añadió.

De la misma manera, también se contempla la posibilidad de implementar contadores en toda la cuenca, porque, en una situación de sequía como la actual «lo mínimo que podemos exigir como ciudadanos es que haya una correcta medición para que podamos hacer todos una buena gestión del agua». Por otro lado, el modelo de tarificación se encuentra establecido en la Ley de Agua, aunque lo que se está haciendo a través del Plan Nacional por el Agua es «buscar alternativas» y una de ellas pasa por el modelo de tarifa binómica, si bien Juan Ignacio Diego apuntó a varias propuestas de las comunidades de regantes ya que son «los primeros interesados en que la tarificación desincentive un consumo excesivo del agua».

Ante esta situación, lo que se sigue pidiendo es «rigor» en el control del agua, con una «vigilancia rigurosa» y que no haya abusos porque el agua, cuando no es escasa, hay que compartirla. «Los abusos no solo son una ventaja competitiva para el sector agrario, sino que además limita la capacidad de actuación de otros agricultores y de todos los usuarios que somos del agua», ratificó.

Los regantes de la cuenca del Carrión expresaron su «preocupación» por la situación que se vive por culpa de la sequía, no solo este año sino «desde hace 30 años», además de que «cada vez es peor». Auguran perspectivas halagüeñas si el deshielo es «curioso» pero, de lo contrario lamentan que tendrá que repetirse la situación de la última campaña. «La culpa es por no acumular agua para dos o tres años», reconocía un agricultor, quien pidió inversión en regadíos, la acumulación de agua y la construcción de pantanos. «Están los chinos que nos están dando lecciones y aquí, en bombeos de mierda, que podían solucionar el problema, no se invierte ni un duro y nadie se acuerda de acumular agua. Gracias al pobre Franco, si no, nos moriamos de sed», dijo.

Campaña de regadío

En relación a la próxima campaña de regadío, el presidente de la CHD insistió en que la situación «es complicada» a día de hoy porque se está viviendo una situación que invita a la contención de los consumos, a la planificación «con mucho rigor» dado que los embalses de consumo se encuentran aproximadamente al 36 por ciento, todavía 17 puntos porcentuales por debajo del año pasado y más de 20 puntos porcentuales por debajo de la media de los últimos diez años. «Son números lo suficientemente elocuentes como para hacer una planificación muy mesurada», recalcó.

Deshielo insuficiente

Juan Ignacio Diego Ruiz confirmó que la nieve acumulada en Castilla y León durante las últimas semanas «no da para salir de la sequía» que, en el caso de la Comunidad sigue siendo «seria» a pesar de la mejora de los niveles de agua acumulada y la que se espera seguir sumando en las próximas semanas.

Para el presidente del organismo de cuenca, la situación no es homogenea en la Comunidad y cada sistema cuenta con unos recursos. De esta manera, mientras que en Salamanca han descendido «muchísimo» los recursos disponibles, en otras provincias como León se están recuperando los niveles, aunque todavía lejos de datos que permitan ser optimistas.

Sin embargo, Juan Ignacio Diego recalcó que lo importante no solo es el volumen embalsado, sino las demanda que se atienden desde cada embalse. «La situación es muy desigual» aunque confió en que todavía mejoren las condiciones porque «hay tiempo para ello», dijo. Además, abogó por seguir vigilando los consumos, así como seguir ahorrando y tener en cuenta que «cada gota cuenta».

Contenido Patrocinado

Fotos