https://static.leonoticias.com/www/campo/modulos/del_valle_1040x80-kJMG-U40211490159tk-1040x80@Leonoticias.jpg

La cosecha de cereal en 2018 rondará el medio millón de toneladas en la provincia de León

Una cosechadora realiza tareas de recolección de trigo./Rubén CachoGráfico
Una cosechadora realiza tareas de recolección de trigo. / Rubén Cacho

La consejera destaca también las incidencias provocadas por el granizo en algunas zonas de la Comunidad, como León, Palencia y Burgos

ICAL

La campaña de cosecha de este año será la segunda mayor de los últimos cinco años con un incremento del 24 por ciento respecto a la media. Pese al retraso en tres semanas de recolección por las lluvias, la previsión es buena y se calcula que superará los siete millones de toneladas, lo que supone cuatro toneladas más que el año pasado.

La cosecha de Castilla y León supondrá el 40 por ciento de la producción de cereal de todo el territorio que se estima en 18 millones de toneladas. Estos datos contrastan con lo que está ocurriendo en Europa, donde se ha visto reducida en torno a un 2,5 por ciento como consecuencia de las altas temperaturas. Estos datos los ha proporcionado la consejera de Agricultura, Milagros Marcos, en su visita al municipio vallisoletano de Piñel de Abajo.

El déficit de lluvias de los inicios de la siembra provocó un nacimiento irregular de los cultivos y un retraso en el desarrollo del cereal. A partir de enero y de la primavera, el incremento de las precipitaciones permitió un desarrollo notable del cultivo. Las temperaturas normales y las altas lluvias del mes de junio propiciaron también un buen desarrollo de las fases finales del cereal. La cosecha se ha retrasado en tres semanas por las condiciones meteorológicas aunque será superior al año pasado.

La consejera destacó también las incidencias provocadas por el granizo en algunas zonas de la Comunidad, como León, Palencia y Burgos. Estas zonas suponen un diez por ciento de la superficie de Castilla y León, según los datos facilitados por los seguros.

Marcos puso en valor el incremento de las medidas puestas en marcha por la Junta que, en su opinión, «han permitido incrementar la superficie y mejorar la competitividad de las explotaciones», «se ha triplicado el presupuesto« y »se han mejorados los seguros», explicó. Estas medidas han asegurado una superficie del 80 por ciento en la Comunidad.

Castilla y León presenta unos rendimientos de 3,9 toneladas por hectárea y estos datos suponen un incremento del 25 por ciento respecto al año pasado que se cifró en 1,5 toneladas. Burgos y Palencia tienen un rendimiento mayor que el de la Comunidad -con 4,5 y 4,1 toneladas por hectárea, respectivamente. Por contra, Ávila y Segovia son las provincias con menor rendimiento -con 2,7 y 3,2 toneladas por hectárea cada una-.

Producción por cereales

Respecto a los datos ofrecidos por tipos de cereal, el trigo blando es, desde 2014, el cereal más implantado en los campos castellanos y leoneses con 872.000 hectáreas. Por otro lado, la cebada tiene 763.000 hectáreas. En cuanto a la producción, el trigo representa el 50 por ciento de la producción total de los campos castellanos y leoneses, con 3.500.000 toneladas; la cebada con cerca de 3.000.000 tonelada;, la avena alcanza las 376.000 toneladas, el centeno en torno a las 266.000 toneladas; el triticale, 89.000; y el trigo duro 21.000 toneladas.

Estas cifras, tal y como señaló Milagros Marcos, «demuestran la consolidación del predominio del trigo por los mejores precios y los mayores rendimientos respecto a otros cereales como la cebada».

Precio del cereal

La Junta estimó un valor de la cosecha en 1.200 millones de euros, lo que supera en dos veces y media la cosecha anterior. Por otro lado, las organizaciones profesionales agrarias se mostraron más escépticas y, desde Asaja, su presidente, Donaciano Dujo, explicó que la producción mundial es menor al consumo y que sumado a la carencia de petróleo, los precios deben de estar «muy por encima de lo que están ahora». Así, aconsejó a los agricultores a no permitir que se especule con su trabajo y se preguntó por qué en Francia, con un precio de 190 euros por tonelada, en España esté 20 euros por debajo, cuando el país galo es el principal proveedor de España.

Por otro lado, la Alianza UPA-COAG consideró que este año es bueno para la cosecha pero valoró también un como problema «muy grave» la especulación de los precios. Su coordinador, Aurelio González, pidió a las administraciones un control para evitar la especulación «feroz» con el mercado nacional. Respecto a las indemnizaciones por las tormentas, exigió que los pagos y las peritaciones se agilizen y se ampare a las plantaciones sin seguros para declararlas como zona catastrófica.

Finalmente, el presidente de Unión Regional de Cooperativas Agrícolas de Castilla y León (Urcacyl), Gabriel Alonso, ratificó los datos ofrecidos por la Junta respecto a las cantidades de cereal, y muestra su satisfacción «comedida» por cómo se está desarrollando la cosecha este año.

Contenido Patrocinado

Fotos