https://static.leonoticias.com/www/campo/modulos/del_valle_1040x80-kJMG-U40211490159tk-1040x80@Leonoticias.jpg

La Comisión Europea considera «asumible» un recorte del 3,5% en las ayudas PAC en un contexto de «grandes incertidumbres»

Ricard Ramón, de la Dirección General de Agricultura de la Comisión Europea, clausura una jornada celebrada en Valladolid para analizar la nueva PAC./Cacho
Ricard Ramón, de la Dirección General de Agricultura de la Comisión Europea, clausura una jornada celebrada en Valladolid para analizar la nueva PAC. / Cacho

Ricard Ramón rechaza que exista una renacionalización y explica que «no existe ningún retraso» en el calendario para la reforma, cuyas negociaciones deberán estar finalizadas en 2019

ICAL

El jefe de Unidad adjunto a la Dirección General de Agricultura de la Comisión Europea, Ricard Ramón, defendió que el presupuesto para ayudas directas de la PAC para el futuro marco 2021-2027 planteado por el Ejecutivo comunitario, que supondrá un recorte del 3,5 por ciento para España, es «muy ambicioso» en un contexto de «grandes incertidumbres en Europa». Al respecto, habló de «ligeros recortes» cuando se garantiza el grueso del paquete agrario hasta el año 2027. «Es una situación asumible. No es malo el punto de partida», manifestó, para aclarar que los estados miembros «podrán complementar el presupuesto «si quieren».

Ramón intervino en una jornada sobre la reforma de la PAC organizada en Valladolid por la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL), que contó también con la presencia de representantes de la Junta y del Ministerio de Agricultura, y que cerró el coordinador regional de la organización profesional agraria, Jesús Manuel González Palacín.

Ricard Ramón confirmó en sus declaraciones que «no existe ningún retraso» en el calendario para la reforma de la PAC, cuyas negociaciones deberán estar finalizadas en 2019 para que el nuevo marco entre en vigor en 2021. «Bruselas mantiene el calendario», dijo.

Asimismo, defendió que los planes estratégicos que deberán elaborar los estados miembros, donde se establecerán, por ejemplo, los sistemas de regulación de los pagos directos o la definición de la figura de agricultor genuino, no supondrán una renacionalización de las políticas agrarias, porque será la Comisión Europea quien apruebe esos programas dentro de un marco general y quien «seguirá velando por el mercado comunitario». «No puede haber renacionalización porque Bruselas verificará los planes», dijo.

Asimismo, constató que en la actualidad existe una gran libertad y numerosas excepciones en cada estado en la aplicación de las políticas agrarias, y la obligación de elaborar un plan estratégico sólo pretende poner en orden todo eso y fijar las políticas a largo plazo, con la mirada puesta en 2030 para garantizar la competitividad del sector.

El portavoz europeo insistió en su defensa de la propuesta de reforma emanada de la Comisión, que calificó como «ambiciosa» ante las «grandes transformaciones» que está viviendo Europa, dijo, gracias a los «grandes avances tecnológicos». Así, recalcó que el campo «no se puede quedar al margen» y defendió que el objetivo de la nueva PAC será «modernizar» el sector.

Ricard Ramón expuso que el reto es avanzar en esa visión a largo plazo para sacar el máximo provecho a las nuevas tecnologías, que permiten «producir más contaminando menos». El reto es lograr un sector «más competitivo y más sostenible», dijo para recordar el papel esencial que jugará la agricultura dentro de los objetivos medio ambientales marcados por la UE.

El representante de la UE señaló que existe un «consenso general» en que el objetivo de la nueva PAC es «modernizar» el sector así como imponer una «visión estratégica y focalizada» para lograr un mejor uso de las ayudas. «La nueva PAC quiere simplificar la vida del agricultor», sentenció.

El adjunto a la Dirección General de Agricultura de la Comisión Europea que Castilla y León constató también, que Castilla y León es «pionera» en la digitalización, tanto de las ayudas de la PAC como de los mecanismos e instrumentos financieros.

Agricultor genuino y mecanismos de mercado

Por su parte, Jesús Manuel González Palacín se refirió a la importancia de fijar objetivos prioritarios dentro de la negociación de la nueva PAC que se desarrollará durante los próximos meses y consideró esenciales la definición de agricultor genuino y el diseño de mecanismos de mercado.

En el primer aspecto, puso de relieve su preocupación porque en España hay en la actualidad 800.000 perceptores de la PAC, lo que supone que «aquí todo el que tiene una maceta cobra». Al respecto, reclamó que se fije un mínimo del 25 por ciento en los ingresos totales de un hogar a través de la actividad agraria, para ser considerado agricultor genuino. Este porcentaje sacaría de las ayudas, dijo, al 45 por ciento de los perceptores actuales. Advirtió en este sentido, de que si no se toma esta medida cada vez habrá menos profesionales y pueblos despoblados.

La otra pata esencial de la reforma, dijo el líder agrario, es el establecimiento de mecanismos, de «herramientas», dijo, que permitan «equilibrar la cadena de valor», ya que el 80 por ciento de los ingresos de los agricultores llega vía precios, y en la actualidad «son incapaces de negociar».

González Palacín denunció desequilibrios como en la distribución, donde el 44 por ciento del mercado se acumula en dos empresas, con lo que «hacen con los precios lo que quieren». Así, consideró «prioritario» establecer fórmulas como en Francia, que eviten las ventas a pérdidas y que garanticen con contratos que ningún producto se vende por debajo de los costes de producción.

 

Fotos