Castilla y León acumula casi 40 silos sin vender por valor de más de 19 millones de euros

Un silo de la provincia leonesa. /Peio García
Un silo de la provincia leonesa. / Peio García

En febrero está prevista la próxima subasta de unidades de almacenamiento, con cinco en las provincias de León, Palencia, Segovia, Soria y Valladolid por importe de 2,6 millones de euros

ICAL

La venta del patrimonio agrario se encuentra estancada en Castilla y León. En los últimos años son casi 40 las unidades de almacenamiento que están pendientes de encontrar un comprador que se haga cargo de estas instalaciones, silos que tienen un valor total que supera ligeramente los 19 millones de euros y que están repartidos por toda la geografía autonómica.

Según datos aportados por el Fondo Español de Garantía Agraria (Fega) y recogidos por Ical, desde el año 2015 la gran parte de los bienes agrarios de la Comunidad subastados han quedado desiertos. Tan solo han encontrado acomodo tres silos vendidos en los dos últimos años, por importe ligeramente inferior al millón de euros. Uno de ellos fue adquirido por adjudicación directa tras subastas desiertas del 6 de febrero de 2017 por Agroalimentaria Medina del Campo S.L., que abonó 722.682,65 euros por una de estas unidades de almacenamiento ubicada en Medina del Campo (Valladolid).

Posteriormente, se vendió también un silo en Cuéllar (Segovia) por importe de 85.101 euros a Local Sites S.L., una empresa de comercio al por mayor de frutas y hortalizas; y en esta misma subasta Octaviano Palomo S.A., una compañía que dispone de instalaciones con capacidad de almacenamiento superior a las 90.000 toneladas, abonó 136.252 euros para hacerse con la propiedad de un silo situado en la localidad segoviana de San Cristóbal de la Vega.

Entre los lugares de almacenamiento con un coste de salida más elevado se encuentran los silos ubicados en Aliud (Soria) y también en Pancorbo (Burgos), cuyo precio de tasación asciende a más de 2,3 millones de euros, en cada uno de los casos. Por provincias, Burgos es la que cuenta en los últimos años con más silos en venta, con un total de ocho; seguida de Soria y Valladolid, con seis; cinco en Palencia; Segovia y Zamora, con tres; y dos en Ávila, León y Salamanca.

La red nacional de silos dio sus primeros pasos en el año 1944 con la construcción de la primera unidad en Alcalá de Henares (Madrid), que entró en funcionamiento cinco años más tarde para posibilitar la compra de la cosecha de trigo a los agricultores, conservar una reserva nacional que garantizase el consumo o almacenar el cereal de importación y eventual exportación. Hasta mediados de los años 80 se construyeron 663 silos y 275 graneros en España, que tenían una capacidad total superior a las 2,6 millones de toneladas.

La conclusión del régimen de monopolio triguero y más tarde la incorporación de España a la actual Unión Europea, con una dependencia de la legislación continental, redujeron de manera importante los usos de los silos. De ahí que en 1985, según informó el Fega, se hiciese un primer estudio sobre las necesidades de la red y se fijase una Red Básica, bajo el control de la Administración, seleccionando en cada provincia los almacenes necesarios. Esta red se ha ido ajustando con las comunidades con el paso de los años a través de convenios de encomienda de gestión o colaboración, por los que se reserva un número de silos para atender las necesidades de la intervención de los mercados.

Próxima subasta

El Fega ha convocado subasta pública para la enajenación de 25 nuevos silos en España, de ellos cinco en Castilla y León, en concreto en Sahagún, Frómista (Palencia), Sepúlveda (Segovia), El Burgo de Osma (Soria) y Medina de Rioseco (Valladolid), que tienen un valor de tasación inicial que supera los 2,6 millones de euros.

El silo que se ofrece en Sahagún se encuentra en una finca poligonal de 2.954 metros cuadrados, donde hay construidos un silo de almacenamiento vertical, con dos naves adosadas, una edificación destinada a vivienda, una caseta para báscula, oficina, vestuario y aseos, así como una cochera, con una superficie ocupada total en planta de 1.323 metros cuadrados, con un valor inicial de tasación de 358.654 euros.

En Frómista se encuentra a la venta un silo situado en una parcela con una superficie de 6.839,13 metros cuadrados con forma poligonal, sensiblemente triangular, con una prolongación que constituye el acceso desde la carretera de Carrión a Lerma. Entre los años 1953 y 1968 se construyeron dos silos, una nave con destino a almacén y con un transformador adosado, una edificación destinada a aseos y una caseta para albergar la báscula y oficina de los dos silos situados en el municipio de Frómista, con una superficie total ocupada de 811,98 metros cuadrados. En este caso, su valor inicial de tasación es de 188.499 euros.

La parcela de Sepúlveda tiene una superficie de 2.952 metros cuadrados, según la última medición, donde se construyeron en 1957 un silo de almacenamiento vertical, con una nave anexa y una caseta destinada a báscula y transformador, con una superficie ocupada en planta total de 764,65 metros cuadrados, y un precio de tasación inicial de 356.918 euros.

El bien de mayor valor, con una tasación inicial de 1,1 millones de euros, es la parcela ubicada en El Burgo de Osma. En este caso, con una superficie de 2.151,78 metros cuadrados, consta desde 1983 con un silo y una edificación destinada a nave almacén, oficina y vestuarios, con una superficie ocupada en planta de 2.047,72 metros cuadrados.

Por último se subasta el terreno ubicado en Medina de Rioseco, con 5.096,93 metros cuadrados, donde se encuentran construidos un silo con nave adosada, una edificación destinada a vivienda, transformador y báscula, otra construcción para cochera almacén y otra que alberga los aseos. De su valor inicial de tasación, que ascendía a 541.772 euros, ha descendido en las últimas subastas hasta los 332.715,73 euros, según el anuncio de la subasta.

El procedimiento

Una vez que el silo se ha tasado, se ofrece a las administraciones públicas por este mismo valor. En el caso de que ni ayuntamientos, gobiernos autonómicos o diputaciones provinciales estén interesados en la adquisición del silo, este se ofrece en subasta pública. Para cada una de las instalaciones se celebran el mismo día cuatro subastas, con el precio de salida correspondiente al de tasación y, en cada una de las siguientes con una reducción en el precio del 15 por ciento del valor inicial.

En el caso de que las cuatro subastas queden desiertas, se ofrecen en adjudicación directa por el precio de la cuarta subasta, de forma que el adjudicatario del silo será el primero que ofrezca ese precio y cumpla con las condiciones recogidas en el pliego. La oferta en adjudicación directa se mantiene desde el día siguiente de la subasta, bien hasta un año después de la celebración de la última subasta o un día antes a la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de una nueva subasta. Si después de todo este proceso el silo no se hubiera vendido, para ofrecer su enajenación se repetiría todo el proceso.

Temas

Boe, León