https://static.leonoticias.com/www/campo/modulos/del_valle_1040x80-kJMG-U40211490159tk-1040x80@Leonoticias.jpg

El campo leonés recoge pérdidas del 60% en el secano y el regadío salva el año a pesar del pedrisco

Imagen de un campo de maíz. / N.B.

Desde Ugal-UPA ven con preocupación las consecuencias del acuerdo Mercosur y confían en las granjas extensivas

N. Barrio
N. BARRIOLeón

El campo leonés muestra en esta campaña la cara y la cruz. El todo (o bastante) y la nada. En esta ocasión el secano se lleva la arena.

«Esta campaña ha sido un desastre total, está recolectado todo y las pérdidas están por encima del 60%», manifiesta Matías Llorente, secretario general del sindicato agrario Ugal-UPA.

La sequía está detrás del mal año que no solo ha dado al traste con los cereales, sino también con los forrajes, en los que «no ha habido casi nada de producción».

La otra cara de la moneda está en el regadío. A pesar de que aproximadamente 20.000 hectáreas han sufrido algo pedrisco con daños «muy importantes» el resto, si no ocurre nada, podrá firmar una gran cosecha como pasará con los riegos automatizados.

«El maíz está excepcional, hay 60.000 hectáreas, lo que supone casi un 50% de la superficie», estima Matías Llorente.

Así, la bonanza también se encuentra en los cultivos de remolacha, alubias y patatas. «El agua está garantizada para terminar el ciclo sin problemas tanto en inundación como en aspersión», apunta el secretario general de Ugal-UPA, que añade que probablemente podrán dejar «entre un 30 y un 50 por ciento de algunos embalses de cara al año que viene».

Exportaciones, importaciones... Y el Mercosur

Ante estas cifras, la realidad del campo leonés tiene que combatir otras situaciones.

Así, Llorente apuesta porque sea éste el momento «de que se frenen un poco las importaciones indiscriminadas que llegan y podamos mantener precios rentables».

En el sector lácteo no hay buenas nuevas. «El tema de la leche sigue sufriendo bajas importantes, no acaba de despegar pero afortunadamente los ganaderos que están en las vegas aguantan por la base tierra porque producen un 70/80% del forraje que consumen sus ganados».

Por contra Matías Llorente defiende el avance de las granjas extensivas, «que tienen un gran futuro».

Difícil perspectiva de futuro tiene la remolacha. «Los acuerdos arbitrarios de la industria nos lleva a que mucha gente abandone, el precio del azúcar sigue cayendo y ahora podemos tener un problema agregado si sale adelante el acuerdo Mercosur el año que viene, porque importarían más azucar de Brasil», estima Llorente, que apunta a que en pocos años se ha pasado de 7.000 hectáreas de producción remolachera «a las 4.500 actuales».