https://static.leonoticias.com/www/campo/modulos/del_valle_1040x80-kJMG-U40211490159tk-1040x80@Leonoticias.jpg

El campo afronta la campaña de riego pendiente del cielo porque «aunque ha mejorado la situación sigue habiendo sequía»

El campo afronta la campaña de riego pendiente del cielo porque «aunque ha mejorado la situación sigue habiendo sequía»

Los agricultores señalan que los meses de abril y mayo son «la llave» para el resto del año

EUROPA PRESS

El campo de Castilla y León afronta la campaña de riego que comienza este domingo, 1 de abril, pendiente del cielo y consciente de que aunque las precipitaciones de los dos últimos meses han mejorado la situación del campo «de manera importante» todavía sigue habiendo sequía en la cuenca del Duero.

Así lo ha explicado el presidente de Asaja, Donaciano Dujo, quien, en declaraciones a la ha recordado que todos los agricultores y ganaderos de Castilla y León tienen «muy presente» la sequía sufrida en 2017 con problemas de riego en toda la Comunidad que se han mantenido hasta hace un mes aproximadamente cuando ha mejorado la situación «de manera generalizada».

Dujo ha advertido a este respecto de que la falta de agua sufrida en el campo de Castilla y León durante los dos últimos años no se arregla con las precipitaciones de un mes y ha recordado que todavía hay cuencas cuyos embalses están «muy bajos», sin llegar a la media de la década.

«Puede haber problemas de agua en zonas concretas», ha aseverado el presidente regional de Asaja con una referencia expresa a las cuencas del Carrión y del Pisuerga, a las que ha diferenciado del resto de la cuenca del Duero donde sí ve garantizado el agua para afrontar la nueva campaña de riego.

«El agua es un bien escaso hasta cuando lo hay», ha constatado Dujo en un llamamiento a la Administración para modernizar las más de 150.000 hectáreas aún pendientes de remodelación en Castilla y León, una de las prioridades reivindicativas de Asaja que reclama más inversión en mejora de regadíos para aprovechar la disposición de agua «al máximo» y favorecer así la competitividad de las explotaciones.

Información para los agricultores

La petición de Asaja a la Confederación Hidrográfica del Duero es que vaya de la mano con la Junta de Desembalse y con las comunidades de regantes para que ofrezca información «puntual y precisa» a los profesionales del campo para que puedan planificar sus cultivos en función del agua del que vayan a disponer ya que, según ha recordado, las producciones de regadío necesitan una inversión «muy grande».

Así, ha pedido que no se repita la situación de la campaña de 2017 cuando, a la sequía sufrida durante toda la primavera cuando «no llovió nada», tampoco hubo información clara y precisa en todas las ocasiones.

Según ha explicado a este respecto, los agricultores tienen que afrontar ya su decisión de cultivo sobre remolacha, maíz, patata y otros productos hortícolas --el girasol se siembra más adelante-- por lo que necesitan esa información precisa por parte de la CHD para organizar sus explotaciones y decidir si siembran o no las parcelas destinadas a regadío para administrar el agua del que disponen.

Preguntado por la situación del cereal de invierno, el presidente regional de Asaja ha explicado que, tras una sementera «muy mala y seca» que retrasó «mucho» la siembra y la nascencia, las precipitaciones generalizadas en forma de lluvia y de nieve han mejorado bastante el crecimiento de unas espigas aún necesitadas de agua.

«Abril y mayo son las llaves de todo el año», ha rememorado Dujo que ha hecho uso del refranero español para justificar la necesidad de agua para garantizar una buena cosecha en Castilla y León que, de momento, está asegurada en términos de sanidad vegetal ya que el agua caída hasta la fecha ha sido aprovechada por la tierra.

Contenido Patrocinado

Fotos