https://static.leonoticias.com/www/campo/modulos/del_valle_1040x80-kJMG-U40211490159tk-1040x80@Leonoticias.jpg

La campaña micológica en Castilla y León es mala en producción aunque podría mejorar si las lluvias persisten y son abundantes

Recogida de níscalos y boletus en la Sierra de Gredos /
Recogida de níscalos y boletus en la Sierra de Gredos

Los níscalos y las setas de cardo podrían volver a fructificar en las próximas semanas si no hiela

LUCÍA SÁNCHEZ
LUCÍA SÁNCHEZLeón

La campaña micológica de Castilla y León es mala en producción a día de hoy, aunque podría mejorar con las precipitaciones de los últimos días y si vuelve a llover con abundancia, según destacó a Ical el director del Instituto Europeo de Micología, Fernando Martínez Peña.

«Las precipitaciones pueden mejorar las condiciones de humedad de los suelos de Castilla y León dando lugar a nuevas fructificaciones. En especial de especies más tardías como los níscalos (Lactarius grupo deliciosus) u otras setas como la de cardo (Pleurotus eryngii), que todavía podrían recuperarse si continúa lloviendo en octubre o noviembre y tardan en llegar las heladas», explicó.

A pesar de las buenas perspectivas iniciales con las que comenzó la campaña micológica otoñal de 2018 en algunas zonas de Castilla y León, después de una primavera y verano con buenas condiciones de humedad en los suelos forestales y por tanto favorables para el desarrollo de micelios y micorrizas de hongos silvestres comestibles, la situación fue empeorando en septiembre y continúa siendo mala la actualidad, según dijo.

Asimismo, señaló que no se han registrado precipitaciones abundantes generalizadas en septiembre y las temperaturas han sido más altas de lo normal, dos razones por las cuales empeoró el inicio de la campaña con producciones bajas en todas las provincias.

Es más, apuntó a que los datos de la Aemet apuntan a que la humedad de suelo se encuentra por debajo de lo necesario para desencadenar la fructificación de hongos silvestres comestibles en Castilla y León.

Tan sólo en algunos valles puntuales del norte montañoso de la comunidad y del Sistema Ibérico presentaron mejores condiciones de humedad, registrando en septiembre fructificaciones leves de hongos (boletus, grupo edulis), aunque con tendencia a disminuir la producción pues el suelo continuó secándose en septiembre. «En algunas zonas, existe el riesgo de que se hayan deshidratado muchas fructificaciones en estado inicial o de primordio en el suelo forestal, en especial de boletus o migueles lo que puede condicionar la campaña de dicha especie este año», dijo.