El calor alienta la invasión de los topillos en León tras invadir Sahagún y se extiende a los regadíos y hortícolas

Imagen de un topillo.

Ugal-UPA alerta que la plaga crece a «pasos agigantados», acusa a la Junta de no actuar y exige la quema controlada para evitar el avance de los roedores

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

El topillo ataca a León y la plaga que mantiene «invadida» la comarca de Sahagún se extiende por el resto de la provincia, desapareciendo poco a poco del secano e iniciando su invasión de los cultivos de regadío y las localidades hortícolas.

Un problema que agrava con el tiempo y en el que ha puesto el acento este miércoles Matías Llorente, secretario provincial de Ugal-UPA, que ha advertido que si la situación climatológica de elevadas temperaturas se mantiene en los próximos meses la plaga «se producirá a pasos agigantados».

Una situación en la que ya hicieron hincapié las organizaciones agrarias que, sin embargo, obtuvieron la pasividad de la Junta de Castilla y León, según denunció Llorente. «A pesar de los avisos, la Junta no ha hecho nada para pararlo. Se ha empezado tarde».

En este sentido, recordó la necesidad de impulsar quemas controladas porque de no ser así «no seremos capaces de parar esta plaga que traerá graves consecuencias. Las administraciones están limpiando las cunetas pero el topillo no vive en ellas. Están en fincas abandonadas y entre los rastrojos y, a pesar de ser conscientes de que es difícil autorizar las quemas, es necesario».

Alfalfa, prados y hortícolas»

Llorente advirtió que se trata de topillos vegetarianos que van a ocasionar grandes daños en las alfalfas, como ya ocurrió en Sahagún, y van a entrar en las praderas y en los cultivos hortícolas. «Van a atacar principalmente a la alfalfa, prados y hortícolas».

Además, hizo hincapié en el riesgo de que se reproduzcan casos de tularemia, que en la actualidad ya se están registrando pero no por los topillos sino por el manejo de cangrejos y liebres.

«¿Qué hacemos el día que haya más problemas de salud de tularemia?», se preguntó Llorente, que además incidió en la necesidad de impulsar un equilibrio entre la ganadería, la agricultura y el medio ambiente. «Hay espacio para todos pero siempre se machaca a los mismos».