https://static.leonoticias.com/www/campo/modulos/del_valle_1040x80-kJMG-U40211490159tk-1040x80@Leonoticias.jpg

La bajada del precio de la remolacha reduce un 25% los agricultores y deja la fábrica de La Bañeza «infrautilizada»

Jose Antonio Turrado, durante la rueda de prensa. / Sandra Santos

Asaja denuncia que la reducción media del precio caerá 7 euros, lo que provocará un 20% menos de ingresos y la necesidad de muchos agricultores de cesar su actividad

I. SANTOSLeón

Azucarera pone en riesgo el cultivo de remolacha del sur de la provincia con la decisión de bajar el precio del producto incumpliendo el acuerdo firmado con los agricultores. Una decisión que se anunció este martes 4 de diciembre y por la que la empresa propone un plan para bajar el precio de la tonelada a los 26 euros.

Este ajuste que pretende «salvar la situación» de la empresa supondrá la bajada de una media de 7 euros por tonelada a los agricultores leoneses, lo que se verá reflejado como un 20% menos de ingresos en factura, que traerá consigo consecuencias mucho peores. José Antonio Turrado, secretario general de Asaja León ha explicado que «este acuerdo va a reducir el número de cultivadores en un 25%» lo que supondrá que se vea afectada «la viabilidad de la fábrica de La Bañeza».

Más información

Azucarera dispone de tres fábricas en Castilla y León, con la reducción de cultivo por la bajada de los precios Asaja calcula que la factoría de La Bañeza estará infrautilizada en un 50%. Este no será el único problema para los agricultores bañezanos, ya que tan sólo una de las tres fábricas podría sostener toda la producción de la comunidad autónoma, lo que aumentará las consecuencias negativas de esta decisión.

«La fábrica más eficiente es la de Toro», asegura Turrado, además «es la mejor situada». «Pero igual traen la remolacha a La Bañeza aunque esté a un extremo de la provincia», ironiza el secretario general de Asaja.

Una decisión contra la remolacha

Asaja Critica en León que la decisión de Azucarera no sólo influye en los productores de remolacha, sino indirectamente en todas aquellas empresas de la zona cercana a La Bañeza que han creado productos de especialización y mejora del cultivo de la remolacha que ya no tendrán cabida. «Hay muchas empresas que trabajan de esto en el medio rural», recuerda Turrado, quien insiste en que se está abocando al «empobrecimiento del sector primario».

Asaja asegura que seguirá trabajando por el mundo rural, pero alerta de que aquellos agricultores que dejen de cultivar remolacha nunca volverán a ello y critica que la decisión de Azucarera perjudica en mayor medida a los agricultores que más producían y mejor trabajaban.

 

Fotos