https://static.leonoticias.com/www/campo/modulos/del_valle_1040x80-kJMG-U40211490159tk-1040x80@Leonoticias.jpg

Sólo el 12% de los cultivos de la provincia de León están asegurados contra la sequía

El bajo nivel de agua en el embalse de Bárcena del Bierzo a finales del 2016./
El bajo nivel de agua en el embalse de Bárcena del Bierzo a finales del 2016.

En estos tipos de seguro, denominado ‘de rendimientos’ sólo se garantiza un máximo del 80% del capital, por lo que en el mejor de los casos se recupera una parte de los gastos

LEONOTICIAS

Ante una sequía sin precedentes que amenaza por arruinar la mayor parte de la cosecha de cereales y otros cultivos extensivos de la provincia de León, la organización agraria Asaja ha constatado que únicamente se encuentran aseguradas 25.737 hectáreas contra este tipo de daños, de un total de 213.000 que se siembran en un año normal.

El bajo nivel de aseguramiento, de tan sólo un 12%, tiene una explicación para el sindicato agrario. Por una parte, en la provincia de León «hay poca costumbre de asegurar contra daños de sequía, mientras que por el contrario sí se asegura contra daños de pedrisco y otras inclemencias». También aseguran que «el 56,3% de la superficie se cultiva en regadío, por lo que no es asegurable contra este daño meteorológico».

Si se estudian únicamente los datos referentes al secano, la superficie asegurada representa el 27,7% de las 93.000 hectáreas cultivadas de cereales, proteaginosas, leguminosas, oleaginosas y forrajes, un porcentaje que sigue siendo la mitad del nivel de aseguramiento en el conjunto de Castilla y León. De todas formas, este tipo de seguro denominado de rendimientos, «garantiza como máximo el 80 por ciento del capital asegurado representado por los rendimientos medios asignados a cada agricultor o comarca», lo que significa que «en el mejor de los casos se recuperará únicamente una parte de los gastos».

La organización agraria Asaja vaticina «un año muy complicado para sacar adelante las explotaciones». Por primera vez en las últimas décadas la climatología afecta a la agricultura de secano, a las zonas ganaderas de montaña, y a la agricultura de regadío con aguas superficiales, es decir, «a prácticamente todas las producciones». Asaja asegura que «trabajará en los distintos ámbitos y niveles de responsabilidad» para que se arbitren medidas de apoyo al sector por parte de las distintas administraciones implicadas, y pedirá a las entidades financieras que respondan «con amplitud de miras ante una crisis coyuntural como esta, para que la falta de liquidez no provoque el cierre de explotaciones»