https://static.leonoticias.com/www/campo/modulos/del_valle_1040x80-kJMG-U40211490159tk-1040x80@Leonoticias.jpg

Medio Ambiente coordinará las propuestas de CSIF para impulsar una Ley de agentes medioambientales y forestales

Uniforme de un agente medioambiental de la comunidad./
Uniforme de un agente medioambiental de la comunidad.

El Ministerio promoverá una reunión con las comunidades autónomas para reforzar las funciones y la seguridad de los agentes

LEONOTICIAS

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, ha mantenido una reunión con responsables del Ministerio Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) para impulsar una futura ley básica estatal de agentes forestales y medioambientales, con el fin de reforzar las funciones y mejorar la seguridad de este colectivo.

En la reunión, que se produce tras la entrega de un borrador de Ley a la ministra Isabel García Tejerina, el pasado 21 de marzo, participaron el Subdirector general de Agricultura y Montes, José Manuel Jaquotot, la directora general de Desarrollo Rural y Política Forestal, Esperanza de Orellana, y la portavoz del PP en la Comisión de Medio Ambiente del Congreso, María Teresa de Lara.

Los responsables de Medio Ambiente y del PP son conscientes de la complejidad de esta iniciativa, teniendo en cuenta que muchas de las cuestiones que afectan a la futura norma son competencias de las comunidades autónomas. No obstante, coordinarán con las comunidades autónomas una futura reunión en la que participarían todas las partes implicadas, administraciones y organizaciones sindicales.

Esta reunión se engloba dentro de la ronda de contactos del sindicato con grupos parlamentarios y Administración para trasladar las necesidades de este colectivo de 6.500 profesionales, fundamentalmente los problemas de seguridad física y jurídica a la hora de desarrollar sus funciones como policías de Medio Ambiente.

Consecuencia directa de todo ello está siendo el aumento de las agresiones físicas y faltas de respeto padecidas por los agentes en todo el estado de forma alarmante, con especial mención al asesinato de dos Agents Rurals en Lleida el pasado 21 de enero.