Teatro que evoca al Bierzo

La compañía Dinamia Teatro se ha hecho un hueco en el panorama teatral de la comarca del Bierzo con sus espectáculos ligados al entorno natural y a la cultura y la historia

Actuación de la compañía 'Dinamia Teatro', dirigida por Miguel Fernández/César Sánchez
Actuación de la compañía 'Dinamia Teatro', dirigida por Miguel Fernández / César Sánchez
DAVID ÁLVAREZ
DAVID ÁLVAREZLeón

El patrimonio natural, cultural e histórico de la comarca del Bierzo es la materia prima de los espectáculos de calle y rutas teatralizadas de Dinamia Teatro, una idea que nació como un proyecto personal de Miguel Fernández y que a punto de cumplir su primer lustro de andadura sobre los escenarios se ha convertido en una de las compañías más presentes en el panorama teatral de la comarca.

Referencias al Camino de Santiago, a la conquista romana, a 'El Señor de Bembibre' o a las figuras de la mitología celta presente en el noroeste peninsular salpican unos textos cuyo objetivo es «acercar el teatro y la risa a lugares y personas que nunca han podido disfrutarlo».

Miguel es el 'alma máter' de Dinamia y aunque se define como actor, reconoce que su papel también es el de coordinador de todos los elementos que integran la compañía. Junto a él, un elenco de una decena de actores, entre los que destaca Ana Casas, su pareja teatral en los espectáculos cómicos, llevan a escena los textos escritos por el propio Miguel y otros de la autora teatral Tatyana Galán. «Yo escribo y no se me da mal, pero ella es otro nivel», explica el director.

La relación de Miguel con el teatro arranca en su infancia, que transcurrió en la localidad de San Miguel de las Dueñas, de donde es originario. En ese pequeño pueblo del municipio de Congosto, se implicó, con sólo 14 años, en la creación de una asociación dedicada a las artes escénicas. Más tarde, cuando la vida lo llevó a Madrid, aprovechó el tiempo libre que le dejaba su trabajo en proyectos de cooperación al desarrollo en América Latina para ampliar su formación teatral en diversas escuelas de interpretación de la capital. «No he hecho la carrera de arte dramático pero estoy seguro que tengo el equivalente a tres carreras, porque he hecho muchas cosas con gente muy buena que me ha enseñado mucho», resume.

Pero su nostalgia por la tierra berciana, de la que se confiesa enamorado, lo llevó a volver hace seis años, ya con una familia a cuestas y «con la idea de montar un proyecto aquí y en plena crisis». «Una locura, pero como estoy un poco loco, lo hice y aquí estoy», explica con orgullo. «Al principio, hacíamos otras cosas, como animación con niños, fiestas de la espuma o talleres de formación, pero poco a poco nos dimos cuenta que lo que realmente nos motivaba era el teatro», recuerda.

Para acabar de encontrar la fórmula, en sus primeras producciones la compañía añadió a la receta un buen puñado de risa, ya que la comedia es una de sus señas de identidad. «Es lo que nos pide el cuerpo, somos cómicos», admite Miguel, que considera que «estamos muy necesitados de juntarnos entre amigos y vecinos a reírnos juntos y pasar un buen rato». Por eso, uno de los objetivos de las pequeñas producciones con las que la compañía recorre las localidades de la comarca es el de «llevar algo divertido a pueblos donde nunca se ha visto teatro», explica el director.

Pequeños embajadores del Bierzo

En la misma línea, Miguel relata que «otro de los objetivos de Dinamia es promocionar nuestra tierra, nuestras raíces». Por eso, gran parte de las producciones tienen un vínculo directo con el entorno de la comarca o con sus tradiciones, como es el caso de 'La Taberna de Susa', una comedia medieval de teatro de calle ambientada en el Camino de Santiago. La compañía prepara otra pequeña obra vinculada a la peregrinación por la Ruta Jacobea y estrenó, este pasado verano, su nueva ruta teatralizada por la capital del Bierzo Alto siguiendo los pasos de la novela romántica de Enrique Gil y Carrasco 'El Señor de Bembibre'.

Aunque el mayor éxito de Dinamia hasta la fecha probablemente sea el gran interés que ha despertado la ruta teatralizada por el alcornocal de Cobrana, bautizada como 'La senda encantada'. El proyecto, creado de la mano de la asociación cultural El Zofreral, ofrece un recorrido por el impresionante bosque de alcornoques en el que el espectador se topa con figuras mitológicas como duendes, hadas, meigas o trasgos. En sus tres primeras temporadas, el espectáculo ha ido creciendo hasta sumar este verano más de 1.700 espectadores en sus distintos pases, todo ello en un pueblo de 60 habitantes. «Es una iniciativa que mezcla el teatro con el entorno rural, el medio ambiente, o la mitología», explica su creador.

Miguel Fernández, director de la compañía 'Dinamia Teatro'
Miguel Fernández, director de la compañía 'Dinamia Teatro' / César Sánchez

Además, Dinamia también ha salido de las fronteras de la comarca para llevar sus espectáculos a pueblos del resto de la provincia de León, así como a otras localidades de Zamora, Burgos o Palencia. En el verano del año pasado, la compañía fue responsable de la ruta teatralizada 'Los amores de Popilia', organizada en colaboración con el Ayuntamiento de Astorga y el Museo Romano de la capital maragata y que recorría espacios arqueológicos como las termas, la curia o la domus. «Somos pequeños embajadores del Bierzo», reconoce Miguel.

Las referencias a la comarca berciana también aparecen en la última creación de Dinamia, 'La pimentera', una obra con la que pretenden promover la reflexión sobre la invisibilidad de la mujer rural. Estrenada el pasado mes de marzo, el texto volvió a llevarse a escena, con una vuelta de tuerca al formato, esta misma semana en los centros de día El Plantío y Flores del Sil, en Ponferrada, con motivo del día de la mujer rural que se conmemora el 15 de octubre.

En esta ocasión, la obra se presentó en formato de teatro foro, una tradición llegada de Brasil que propone una reflexión en grupo sobre asuntos sociales. A partir de una escena de media hora que acaba en un conflicto sin resolver, se plantea la posibilidad de que los espectadores pregunten a los personajes por su manera de actuar o los suplanten directamente sobre el escenario. «No queremos tomar partido o hablar de buenos y malos sino encontrar las diversas aristas del debate», explica Miguel, que se muestra sorprendido por la gran participación demostrada por las personas mayores que asistieron al espectáculo.

Proyectos educativos

La labor de Dinamia no se restringe a las pequeñas producciones de teatro de calle y la compañía ya ha llevado a escena dos espectáculos de sala que han recorrido los principales teatros de la comarca.

Se trata de la comedia infantil 'Papá, ¡quiero ser artista' y del espectáculo musical '¡Alucina pepinillos!', en el que colabora el centro de artes escénicas y musicales Vida de Ponferrada, donde la compañía prepara sus ensayos.

Además, el pasado curso arrancó el proyecto de creación teatral que Dinamia lleva a cabo en el centro rural de innovación educativa (Crie) de Páramo del Sil, en el que participan niños de todos los colegios rurales de la provincia. Fascinado por la «cantidad impresionante de ideas» que surgen de la imaginación de los niños, Miguel avanza que la compañía prepara para este curso un montaje con formato de 'escape room', en el que los alumnos tendrán que superar pruebas en distintas salas para confeccionar una historia relacionada con el medio ambiente y «aprender a través de la diversión».

También vinculado con los más pequeños, Dinamia lleva a cabo un proyecto de educación emocional a través del teatro con niños de dos y tres años en las dos escuelas infantiles de Ponferrada. Acompañados por cuentos, música o títeres, los pequeños aprenden a diferenciar emociones en un espectáculo en el que cada vez se involucran más familiares, celebra Miguel. «Les encanta y ven que ellos también aprenden cosas, como manejar la rabieta de un niño», explica.

De cara al futuro, Miguel se marca el reto a largo plazo de «lograr una compañía completamente profesional» y poder ofrecer trabajo estable a las personas que le acompañan en esta aventura. «Dentro de nuestro sector, la mayor dificultad es encontrar profesionales del teatro con disponibilidad y compromiso, porque todos tienen que compaginarlo con otros trabajos», lamenta, mientras se marca el objetivo de continuar con su labor diplomática en pos de la comarca berciana y lanzarse a la conquista de tierras gallegas, con la risa por estandarte y el teatro por montura.

 

Fotos