Izquierda Unida de Cacabelos denuncia un «fraude» en la depuración de aguas de la Edar de Villadepalos

Estación de Aguas Residuales, EDAR, del Bierzo Bajo, situada en la localidad de Villadepalos./CÉSAR SÁNCHEZ
Estación de Aguas Residuales, EDAR, del Bierzo Bajo, situada en la localidad de Villadepalos. / CÉSAR SÁNCHEZ

La formación exige la devolución a los vecinos de los recibos de los últimos cuatro años

ELBIERZONOTICIASCacabelos

Izquierda Unida (IU) de Cacabelos denunció este martes la mala gestión de la depuradora situada en la localidad de Villadepalos, a donde van a parar las aguas residuales de la villa del Cúa y del resto de municipios del Bierzo Bajo. Según la formación, «las evidencias señalan que esta depuradora no está cumpliendo su función», algo que calificaron de «fraude», por lo que exigieron la devolución de los recibos de los últimos cuatro años a los vecinos. «No se puede estar pagando por un servicio que no se presta», aseguraron.

En ese sentido, la coordinadora local de IU, Susana Vila, y los responsables del área de medio ambiente en la formación, Ángel García y Carlos Frey, recordaron que ya en 2012 laAsociación de Vecinos del Ayuntamiento de Carracedelo (Avemca) denunció la «irregularidad» de la depuración en varias ocasiones. Hace unos días, fue laAsociación de Pescadores del Bierzo la que se sumó a esta denuncia.

Según los denunciantes, aspectos como «la turbidez, el fuerte olor a desagüe, la materia orgánica en suspensión, los análisis microbiológicos y físico-químicos de independientes e incluso la presencia de algún residuo sólido» son indicativos de que la gestión de las aguas residuales que se lleva a cabo en la depuradora, gestionada por la empresa Aqualia, no es «escrupulosamente correcta». «Una mala gestión de las aguas residuales puede implicar graves problemas para los ecosistemas y para la salud pública», recalcaron.

En la misma línea, IU exigió que se tomen medidas inmediatas para asegurar la «depuración real» de las aguas en Villadepalos y sugirió que sea la Junta quien se haga cargo de la instalación. Además, la formación advirtió de la posibilidad de poner este hecho en conocimiento de la Unión Europea (UE) y recordó que España es, por tercer año consecutivo, el país de la UE que más infracciones medioambientales comete, con multas por falta de depuración del agua que acumulan un montante de 22 millones de euros.