Herrera destaca el ejemplo de Forestalia como «alternativa real» frente al cierre de minas y centrales térmicas

El presidente Herrera visita la central de biomasa./César Sánchez
El presidente Herrera visita la central de biomasa. / César Sánchez

El presidente de la Junta visita las obras de construcción de la central de biomasa en Cubillos del Sil

D.ÁLVAREZ

El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, ha destacado que las obras de construcción de la planta de generación eléctrica a partir de biomasa impulsada por la empresa Forestalia en el Bierzo suponen un ejemplo de «alternativa real», frente al cierre de explotaciones mineras y centrales térmicas. Durante su visita a los trabajos que se están llevando a cabo en el polígono El Bayo, en Cubillos del Sil, el presidente recalcó que estas obras son «uno de los proyectos más importantes a nivel industrial en la Comunidad».

En ese sentido, Herrera valoró el «enorme esfuerzo de dinamización económica» que permitirá, gracias a una inversión de más de 100 millones de euros, generar cerca de 50 MW de energía «limpia y renovable», a la vez que se aprovecharán unas 280.000 toneladas de biomasa agrícola y forestal al año. Con los trabajos de obra civil en un estado muy avanzado, el presidente adelantó que las previsiones señalan que la planta podría entrar en funcionamiento a comienzos del año 2020.

Al respecto, Herrera subrayó que el proyecto de Forestalia es coherente con la estrategia de la Junta en las comarcas mineras y vien a sumarse a iniciativas como el Plan de Dinamización de los Municipios Mineros, la plataforma de dinamización agroalimentaria Bierzo Hub o el impulso al turismo que se está brindando desde la administración autonómica. Además, el presidente destacó la «implicación directa» de organismos públicos como Sodical, Somacyl o Eren en la búsqueda de soluciones financieras para la puesta en marcha de la central.

En la misma línea, el presidente de la Junta valoró que la puesta en marcha de la central permitirá a Castilla y León mantener su liderazgo en el impulso a las energías renovables en España y colaborar con el objetivo de limpiar los bosques como método de «lucha eficaz y proactiva contra los incendios forestales». Además, Herrera defendió la «sostenibilidad social» de un proyecto que generará 50 puestos de trabajo estable, destinados al funcionamiento y mantenimiento de la planta, y otros 300 puestos indirectos que se dedicarán al aprovisionamiento de material. Estos empleos se suman a los 250 puestos de trabajo creados por la construcción de la planta.

Al respecto, Herrera destacó el «compromiso» de Forestalia con la Comunidad y recordó que la empresa impulsa un proyecto similar en Guardo (Palencia), otra de las zonas más afectadas por el desmantelamiento del sector minero. En la misma línea, dijo que los acuerdos firmados entre Forestalia y la fábrica de palas eólicas de LM en Ponferrada han permitido convertir a la compañía en «la máxima empleadora del Bierzo». En ese sentido, el presidente de Forestalia, Fernando Samper, aseguró que dos terceras partes de las palas que Forestalia está empleando en la construcción de parques eólicos en la zona de Aragón proceden de la planta ponferradina, lo que supone un tránsito anual de 900 camiones.

En cuanto a las críticas de algunas asociaciones ecologistas, Samper recalcó que la contaminación asociada a la central de biomasa es 500 veces inferior a la que se genera en la vecina central térmica de carbón de Compostilla. En esa línea, el presidente de Forestalia recalcó que ante la «nueva etapa» que vive el carbón, «tiene más valor lo que hay encima de los montes que lo que hay debajo».

Al respecto, Samper recalcó que la actividad de acopio de combustible supondrá dar valor a residuos «que se iban a quedar en el campo o en el monte» y recordó que, según señalan los estudios que maneja la compañía, el territorio dispone de 15 veces más residuo forestal del que se prevé quemar anualmente en la central.