UGT y CCOO animan al Bierzo a secundar la huelga feminista del 8M porque «nos sobran los motivos»

Representantes de los sindicatos UGT y CCOO, en su comparecencia./CARMEN RAMOS
Representantes de los sindicatos UGT y CCOO, en su comparecencia. / CARMEN RAMOS

Los sindicatos denuncian la dismicrinación de las mujeres en situaciones como el paro, la precariedad laboral, la brecha salarial, la falta de corresponsabilidad y la violencia de género

CARMEN RAMOS Ponferrada

Los sindicatos UGT y CCOO animaron este martes a los bercianos a secundar la huelga del 8M porque «nos sobran los motivos». Ambas organizaciones han renovado su compromiso con la lucha feminista y han anunciado su apoyo y participación en la manifestación convocada por la Plataforma contra las Violencias Machistas del Bierzo y Laciana que tendrá lugar este viernes, a las 12.00 de la mañana, con salida desde la plaza de Lazúrtegui de Ponferrada.

«Es una huelga para denunciar de nuevo las discriminaciones que sufren las mujeres en el ámbito social, económico y laboral», indicó la responsable de Mujer e Igualdad de UGT en la comarca, Mila Ballesteros, que recordó el «clamor» en el que se convirtió El Bierzo y todo el país por la igualdad, por la libertad y por las discriminaciones en la protesta del pasado año y asegura que en 2019 «con esa misma voz fuerte y clara nos manifestamos y gritamos contra la injusticia y renovamos nuestro compromiso con la lucha feminista que ha sido siempre nuestra lucha y que es nuestra identidad».

El sindicato se pone frente a quienes «falseando la realidad solamenta buscan retrocesos y atacar los derechos y las libertades que las mujeres hemos conseguido durante todos estos años». En este sentido, Ballesteros lamentó que un año después de la multitudinaria movilización del 8M «apenas ha cambiado nada» porque las reivindicaciones y la situación «sigue siendo las misma».

Desde UGT denuncian que las mujeres continúan siendo las que más sufren el desempleo, concretamente en El Bierzo el 57% de los inscritos en las oficinas del Ecyl y 1.356 más que los hombres, lo que se traduce en un 29% más de desempleo femenino frente al masculino en la comarca. La principal razón, según el sindicato, extrapolable a nivel general, es que el paro se concentra fundamentalmente en el sector servicios que es el que el trabajan mayoritariamente las mujeres. A ello se une también una mayor situación de precariedad laboral de las mujeres frente a los hombres, más afectadas también por las contrataciones temporales y a tiempo parcial.

Un situación de discriminación que soporta la mujer a la que se une el gran problema de la brecha salarial «que existe en un porcentaje realmente alarmante y que sigue subiendo cada año», destacó la responsable de Mujer e Igualdad de UGT en la comarca, con un 23,7% en Castilla y León, mayor también en el sector servicios que en industria. El sindicato denuncia también la falta de corresponsabilidad real en la labor de los cuidados y en las tareas del hogar «que perjudica tanto al empleo de las mujeres para su acceso y para su permanencia», indicó Ballesteros, que subrayó como más del 90% de los casos de medidas que se adoptan para poder facilitar la conciliación las toman mujeres.

Violencia de género

Para la organización, la manifestación «más brutal» de esta desigualdad es la violencia de género que desde 2003, fecha desde la que secontabilizan los casos de víctimas, son casi mil las mujeres asesinadas por este terrorismo machista, una cifra que este año se eleva a nueve y que en 2018 llegó a 47. Reconoce avances en este aspecto este año con la puesta en marcha del Pacto de Estado contra la Violencia Machista pero cree que la dotación presupuestaria sigue siendo insuficiente. «Pedimos que se cumpla estrictamente este pacto y que se le dote presupuestariamente», apuntaron desde el sindicato, que resaltaron la incidencia de la violencia de género que se produce también en el ámbito laboral, un fenómeno «muy invisibilizado», según denuncian.

Así las cosas, los sindicatos en la comarca reivindican la puesta en marcha de medidas que permitan avanzar en la lucha contra la discriminación salarial con criterios objetivos de valoración de puestos, que se refuerce la negociación colectiva y los planes de igualdad y que se implementen recursos para fomentar la corresponsabilidad y la conciliación. Reclaman, además, que se ratifiquen los convenios internacionales para luchar contra la violencia de género en el trabajo y que se refuercen los órganos de control y se impongan más sanciones por parte de la Inspección de Trabajo «porque en este país se cometen muchas ilegalidades en materia de igualdad», aseveró Ballesteros.

Por su parte, la responsable de la Secretaría de la Mujer de CCOO, Magda López, animó a todos los bercianos a sumarse a la manifestación del 8M y a los paros de dos horas en un esfuerzo por ir más allá de la «reflexión sobre el papel de la mujer en la vida y conmemorar la participación en la sociedad en igualdad con los hombres», indicó. Todo ello para conseguir que la jornada en la que se conmemora el Día Internacional de la Mujer sea «más que un día de homenaje sin más, porque nos sobran los motivos», concluyó.