Las auxiliares de Endesa cumplen su quinto día de acampada ante la central bajo la amenaza de quedar en la calle en quince días

Campamento de los trabajadores de las auxiliares de Endesa ante la central de Compostilla II en Cubillos del Sil. /César Sánchez
Campamento de los trabajadores de las auxiliares de Endesa ante la central de Compostilla II en Cubillos del Sil. / César Sánchez

Los trabajadores de Maessa tienen de plazo hasta el día 16 para negociar las condiciones del despido colectivo

CARMEN RAMOS Ponferrada

Los 180 trabajadores de las ocho empresas auxiliares de Endesa que operan en la central de Compostilla II en Cubillos del Sil cumplen este viernes su quinto día de acampada ante las puertas de la térmica berciana para exigir a la eléctrica y al Gobierno central un plan social que garantice el futuro de sus puestos de trabajo más allá del cierre de las instalaciones. Una situación que ya se torna «desesperante», según reconoce el portavoz de la plataforma, Alonso Roa, que destaca, no obstante, sus fuerzas y su ánimo por mantener viva una lucha en la que se juegan su futuro y el de sus familias.

La dirección de la eléctrica mantiene su mutismo más absoluto con los operarios y sigue a día de hoy sigue sin dar carga de trabajo a las compañías y sin confirmar a los trabajadores sus intención de ocuparles en las labores de desmantelamiento de los grupos de la térmica que se iniciarán en breve. «Endesa no quiere saber nada de nosotros y nos quedan quince días, si no nos dan carga de trabajo o nos meten en el desmontaje, todos fuera», indicó Roa.

En el caso de Maessa, la principal auxiliar de las que operan en la central de Compostilla II, las negociaciones se retomarán el próximo miércoles después de que los trabajadores abandonaran esta semana la mesa de las negociaciones del despido colectivo de 46 miembros de su plantilla, dado que los otros 22 se destinarán a labores de mantenimiento de la planta. La parte social no comparte las condiciones del único planteamiento de la compañía que pasa por recolocar a esos operarios en distintos centros de trabajo fuera de la comarca.

«El día 16 si no hay acuerdo la Maessa pondrá ya las cartas de traslado para 26 trabajadores y el despido para otros 20», señaló el portavoz de la plataforma. En el caso de Nervión y Ferrovial, otras dos de las auxiliares de la térmica berciana, está previsto que se inicie rambién en los próximos días el proceso de negociación. Por su parte, los trabajadores de Auxitrans estarán seis meses en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) si bien al finalizar se verán en la calle y sin paro. «La situación no es ya dramática, es lo siguiente», subrayó Roa.

Así las cosas, lamentan que la dirección de Endesa no haya atendido a ninguno de los requerimientos para mantener una reunión en la que se les aclare su futuro laboral. «Ellos lo que quieren es que esa situación se alargue, como pasó en Anllares, que pase el tiempo y vayamos cediendo y no quedemos ninguno, lo tenemos cada vez más claro», concluyó el portavoz de la plataforma.

 

Fotos