Las auxiilares de Endesa confían en una solución a su conflicto en la reuniones entre Gobierno, sindicatos y eléctrica

Campamento de los trabajadores de las auxiliares de Endesa ante la central de Compostilla II en Cubillos del Sil. /CÉSAR SÁNCHEZ
Campamento de los trabajadores de las auxiliares de Endesa ante la central de Compostilla II en Cubillos del Sil. / CÉSAR SÁNCHEZ

Los trabajadores aguardan la firma de un plan social que garantice un futuro laboral para los 180 operarios de la central de Compostilla I

CARMEN RAMOS Ponferrada

La plataforma de empresas auxiliares que operan en la térmica de Compostilla II en Cubillos del Sil confían en una solución satisfactoria a su conflicto en las reuniones que mantienen en Madrid representantes del Gobierno central, los sindicatos y la eléctrica.

Todo ello para rubricar un plan social en el que se contemplen medidas que garanticen su futuro laboral vinculado al desmantelamiento de las instalaciones y contemple alternativas de recolocación en la planta de biomasa que Forestalia construye en el polígono del Bayo para los 180 trabajadores.

«De momento seguimos como estamos pero esperamos que haya un paso adelante por parte de las administraciones y que lo que pedimos no quede sólo en palabras sino que quede reflejado en un documento ya de una vez y que de las negociaciones que están manteniendo en Madrid salga algo positivo», indicó el representante de la plataforma, Alonso Roa.

Los trabajadores de las auxiliares de Endesa cumplen este martes 68 días en el campamento ubicado a las puertas de la central para reclamar soluciones. Mientras tanto, este miércoles se celebrará el acto de conciliación pendiente correspondiente a uno de los trabajadores de la empresa Mantenimientos, Ayuda a la Explotación y Servicios (Maessa) de los diez que denunciaron a la empresa para reclamar que incluya en el cálculo de las cuantías de indemnización por despido el salario real hasta la fecha de la medida además de los años de antigüedad en la empresa.

Todo ello después de que en los ocho que se celebraron el pasado día 26 de abril, tan solo dos de los operarios que habían presentado denuncia contra la compañía optaran finalmente por aceptar el abono de las cuantías propuestas por Maessa dentro del proceso de despido colectivo aplicado a 46 trabajadores de la plantilla.