El sacerdote que abusó de dos menores en La Bañeza solicitó su jubilación y muestra su arrepentimiento

El sacerdote acusadoo de abusar a dos menores en La Bañeza. /
El sacerdote acusadoo de abusar a dos menores en La Bañeza.

La Diócesis de Astorga advierte de que levantó la prescripción canónica del delito para que el sacerdote fuera apartado de su cargo tras conocer los “deplorables moralmente inaceptables y reprobables” hechos

LEONOTICIAS

José Manuel Ramos Gordón, el sacerdote de la Diócesis de Astorga, acusado de abusar al menos de dos menores durante su etapa como profesor en el Seminario Menor de La Bañeza en 1989, solicitó la jubilación de sus cargos después de que fuera apartado de su cargo.

Una petición que el obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez, aceptó el pasado mes de agosto de 2016. Desde entonces, el expárroco ya no tiene ninguna responsabilidad eclesial.

Así lo ha señalado la Diócesis de Astorga a través de un comunicado que ha hecho público a través de su web en la que ha asegurado que tras tener conocimiento de la denuncia de abusos sexuales contra el sacerdote siguió los protocolos establecidos para estos casos.

A pesar de la la prescripción civil y canónica de los hechos ocurridos hace 28 años, la Congregación para la Doctrina de la fe levantó la prescripción canónica para que se pudiera realizar un proceso administrativo penal en la diócesis que verificara la veracidad de los hechos.

Como conclusión del proceso se impuso al sacerdote que llevaba ejerciendo desde hacía más de dos décadas el sacerdocio en la localidad zamorana de Tabara la pena pertinente que aceptó con espíritu de humildad y arrepentimiento.

En este sentido y según recoge el comunicado, desde la Diócesis de Astorga aseguran lamentar profundamente estos hechos tan deplorables, moralmente inaceptables y reprobables, que han repercutido de manera negativa en la imagen de la Iglesia.

Por ello, humildemente reitera la petición de perdón por el daño causado a la víctima, a la que expresa una vez más su apoyo y cercanía. Manifiesta también su dolor por el daño causado a la sociedad y el compromiso firme con la justicia y con la salvaguarda de la infancia y la juventud.

Carta al Papa

Las medidas adoptadas por el Obispado se han producido después de que la víctima se dirigiera por escrito al Papa Francisco I para relatarle lo sucedido, según ha publicado este domingo La Opinión-El Correo de Zamora, que ha destapado este presunto caso de pederastia, el primero reconocido por la Iglesia en Castilla y León.

El obispo de la Diócesis de Astorga, en el cargo desde el 19 de diciembre de 2015, heredó este caso, del que le informaron puntualmente tanto su predecesor, Camilo Lorenzo Iglesias, como los sacerdotes de la curia diocesana que han intervenido en el desarrollo del procedimiento, añade el rotativo.

Concretamente, el proceso arrancó tras la denuncia de uno de los exseminaristas que presuntamente sufrió abusos en una carta que remitió al Papa Francisco en noviembre de 2014 en el que alertaba de los abusos sufridos por el denunciante con él y algunos más cuando cursaban octavo de EGB.

Contenido Patrocinado

Fotos