Buscan a un joven que cogió y tiró a su perro contra el suelo en un parque de Navatejera

Imagen de un perro de raza bretón. /
Imagen de un perro de raza bretón.

Los hechos ocurrieron el jueves cuando el perro llamado Coco desapareció y al volver con su dueño este comenzó a gritarle, le lanzó una bolsa que llevaba y cuando pudo cogerle en brazos le tiró contra el suelo

I. SANTOSLeón

Una vecina de Navatejera denuncia una agresión contra un perro en las redes sociales con el fin de encontrar al autor. El maltrato animal sigue estando presente en la sociedad. A pesar de las advertencias, de las denuncias y de la vigilancia, la sociedad no acaba de entender que la violencia no es la forma de educar a una mascota.

Las redes sociales han vuelto a sacar su lado más solidario compartiendo la publicación de una joven que en la tarde de este miércoles presenció un episodio de maltrato animal en el parque de perro de Navatejera.

Todo comenzó con un chico que buscaba a su perro al grito de 'Coco', desde la distancia la joven vió que al cabo de un rato apareció un perro que podría ser un bretón, de color blanco, con manchas marrones. «El chico, además de insultos y amenazas, le tiró una bolsa que llevaba y cuando lo pudo coger le levantó en el aire y lo empotró con el suelo», publicó la asociación de vecinos MasQPerros en su muro de Facebook.

Los ladridos y aullidos del perro alertaron a la joven que en ese momento también se encontraba con sus mascotas en el parque y no pudo acercarse. «Le grité para que parase y el me dijo que 'no tenía ni idea y que iba a devolver al perro'», explica la joven a leonoticias.

Esas frases le hicieron ponerse en contacto con la plataforma MasQPerros para intentar localizar al joven y/o a la persona o asociación a través de la cual se adoptó el animal. «El chico tenía una frustración tremenda y descargó con el perro», lamenta la joven que insiste en la importancia de que la sociedad entienda que «por muy mal que estemos, no podemos educar a un animal a golpes». La violencia contra las mascotas «sólo empeora la situación, hay que hacer todo lo contrario porque de nada sirve que paguemos nuestras frustraciones con nuestras mascotas».

«El perro era pequeño, blanco y marrón, tipo Bretón pero con el pelo más corto. Se llamaba Coco». Esta es la descripción con la que cuentan los vecinos que actualmente buscan identificar al animal, al dueño o a quien lo dio en adopción para poner en su conocimiento esta situación.