El Ejército del Aire incorpora a sus filas savia nueva

El jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire, acompañado por el Subsecretario de Defensa, ha presidido este año la entrega de los Reales Despachos de la Academia Básica del Aire a los 280 nuevos sargentos que forman la vigésimo séptima promoción

Ceremonia de Entrega de los Reales Despachos en la Academia Básica del Aire. / I.Santos
ANA GONZÁLEZLa Virgen del Camino

El Ejército del Aire incorpora a sus filas savia nueva. El jefe del Estado Mayor del Ejército del aire, el General Javier Salto Martínez-Avial, acompañado por el Subsecretario de Defensa Alejo de la Torre, ha presidido este año la entrega de los Reales Despachos de la Academia Básica del aire a los 280 nuevos sargentos que forman la XXVII promoción.

La ceremonia, que ha contado con una amplia representación de militares y civiles, ha dado comienzo con una puntualidad extrema. Tras el paso de revista al escuadrón de alumnos que formaban en la plaza del Aeródromo de la Virgen del Camino, el Vicario episcopal del Ejército del Aire, Miguel Ángel García, ha oficiado el acto de acción de gracias.

Inmediatamente después comenzó la ceremonia de Entrega de los Despachos a los 280 alumnos de la vigésimo séptima promoción de la academia militar leonesa, con mención especial al número 1 de la promoción, Clement Augis Borg.

En esta ocasión, la Academia Básica del Aire condecoró a 157 sargentos de mantenimiento operativo, 41 de protección y apoyo a la fuerza, 29 de control aéreo, 28 de administración y 25 de protección de la fuerza y apoyo a las operaciones, de los que solamente 15 son mujeres.

Los militares recibieron la última lección del curso de la mano del Coronel Director, quien les recordó que el año que viene el aeródromo cumplirá 100 años, y quiso concluir su alegato alentando a los alumnos a desarrollar su trabajo desde la pasión, la integridad y la humildad.

«Como cuadros de mando intermedio, deberán ser capaces de trasmitir, cumplir y hacer cumplir las órdenes recibidas, y hacerlo en todas las circunstancias, incluidas las que se producen en zonas de conflicto o en las situaciones de combate más adversas», ha recalcado el Coronel Direcotor.

Una vez finalizada la lección se entonó el himno del Ejército del Aire para que seguidamente dos sargentos alumnos portaran la corona de laurel en homenaje a los caídos, que depositaron en el monumento de la plaza de armas, un momento muy emotivo que terminó con el sobrevuelo de una formación de aviones F-18 y una descarga de fusilería.

Como ya es tradición en la Academia militar, se ordenó por última vez a los alumnos que rompiesen filas, y la alegría de los ya nuevos sargentos inundó la plaza de armas.