Altanería, vuelo y clase

La Virgen del Camino vive las semifinales de las diferentes pruebas de las XXV Jornadas Internacionales de Cetrería del Norte de España donde los profesionales muestran el trabajo de año y la complicidad con sus aves

Santi y Nena, al inicio del vuelo. / I. Santos
I. Santos
I. SANTOSLa Virgen del Camino

Altos vuelos en la Virgen del Camino. Las mejores aves muestran su intenso trabajo de adiestramiento en diferentes pruebas en una competición que los cetreros más expertos del panorama nacional e internacional marcan en rojo en sus calendarios.

La localidad del alfoz de León se ha despertado este sábado bajo las semifinales de altaneria donde los profesionales muestran la complicidad con sus aves. Una prueba en la que se puntúa el vuelo, la altura que coge el protagonista, la velocidad en el descenso y la caza de, en este caso, una paloma.

Los espectadores han seguido muy de cerca y armados con prismáticos los vuelos de las aves que en más de una ocasión no han sido controlados por los cetreros. No ha sido este el caso de Santi y Nena, una pareja de verdaderos profesionales. Un vuelo perfecto del halcón donde alcanzó más de 200 metros de altura y los 115 kilómetros por hora en el descenso.

Fin de semana completo

Las pruebas continúan con bajo vuelo, dividida entre halcones y Harris, pequeñas aves y finalizan con velocidad en línea. Las finales tendrán lugar este domingo en los campos de La Virgen del Camino donde los asistentes podrán disfrutar de los mejores cetreros y sus aves, así como de una gran carpa en la que están expuestos algunos de los participantes y diferentes profesionales del sector de la cetrería mostrando las últimas novedades.

Un fin de semana de altos vuelos en la localidad leonesa que vuelve a ser epicentro de la cetrería gracias a la XXV edición de las Jornadas Internacionales de Cetrería del Norte de España.