El PP lleva al pleno la construcción de la pasarela sobre el tren que una los barrios Paraíso Cantinas y La Sal

Imagen de uno de los pasos sobre las vías ferroviarias en San Andrés del Rabanedo./
Imagen de uno de los pasos sobre las vías ferroviarias en San Andrés del Rabanedo.

Los populares denuncian que los vecinos demandan un proyecto que fue impulsado por el PP y que cayó en el ostracismo con el anterior equipo de gobierno

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

El partido popular de San Andrés del Rabanedo llevará al pleno de este mes la construcción de una pasarela sobre el ferrocarril que una los barrios de Paraíso Cantinas y La Sal.

Según recuerdan a través de un comunicado, en mayo del 2015 el Ministerio de Fomento, gobernado entonces por el PP en el Gobierno de la Nación y en el Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo, adquirió el compromiso de construir una pasarela sobre las vías del tren que uniría los barrios de Paraíso Cantinas y La Sal.

Sería una de las soluciones de permeabilidad del ferrocarril para paliar el aislamiento que producen las vías del tren entre ambos barrios. Con esta propuesta, el PP pretende que la regidora socialista inicie cuanto antes los trámites con Fomento y Adif para acometer esta importante obra para las miles de personas que habitan en ambos barrios.

El anterior equipo de gobierno del Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo negoció varias actuaciones para salvar el escollo que supone el tren en el municipio pero en ningún momento contempló esta pasarela, pese a las reiteradas exigencias realizadas por los concejales del Partido Popular.

«El proyecto del PP cayó en el ostracismo», dicen los populares. De hecho, en febrero del 2017, y tras conocer las negociaciones mantenidas con Adif y el Ministerio de Fomento, el PP presentó una moción que fue aprobada por unanimidad, aunque nunca se llegó a ejecutar, para instar al Ministerio de Fomento a que incluyera este equipamiento entre las futuras inversiones a realizar en el municipio.

«Dos años después, Adif comenzará a ejecutar las obras pactadas con la anterior alcaldesa que decidió condenar al aislamiento a ambos barrios ya que ni siquiera llegó a poner esta solución sobre la mesa pese a la demanda vecinal existente desde hace más de cuatro años».

Un barrio «aislado»

Históricamente, el barrio La Sal ha estado aislado y delimitado por las vías del tren, aislamiento no sólo en el tráfico rodado sino para los peatones. Más complicado lo tienen aún las personas con discapacidad dado que las alternativas existentes están plagadas de barreras arquitectónicas. Los residentes del barrio La Sal tienen dos opciones para llegar a Paraíso Cantinas.

La primera pasa por tomar la calle Príncipe, dónde existen dos pasos inferiores con una acera de 50 centímetros y un tráfico rodado denso y peligroso hasta llegar a Párroco Pablo Díez. En total, tienen que recorrer casi un kilómetro. La otra opción lleva a salir por la calle Babieca, continuar por Doña Urraca hasta Doctor Fleming, Glorieta de El Crucero, avenida de Quevedo y Párroco Pablo Díez. En total, un kilómetro y medio. Con la pasarela, en tan sólo 600 metros podrían cruzar de un lado al otro.

La propuesta de la pasarela es la solución de permeabilidad más óptima ya que tan solo serían necesarios 600 metros para cruzar de un lado a otro. No sólo se ganaría en accesibilidad sino también en seguridad, sin contar con el hecho de que se vería beneficiado el comercio de la zona ya que ahora muchas compras se realizan en establecimientos de la capital.