Podemos carga contra la Junta por invertir en sanidad privada frente a los recortes y colpasos en la pública

Manifestación a las puertas del centro de salud de Pinilla. /
Manifestación a las puertas del centro de salud de Pinilla.

La formación exige una mayor inversión para el centro de salud de Pinilla que «está para tirar» y lamenta la inversión de 10 millones al Hospital San Juan de Dios

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

Podemos ha denunciado este martes que la Junta de Castilla y León continúa dando dinero a la sanidad privada mientras se cierran plantas gestionadas por la sanidad pública. De esta forma, rechaza la inversión anunciada de 10 millones en el Hospital San Juan de Dios mientras «los públicos quedan inhabilitadas plantas y alas enteras».

La formación morada ha lamentado el estado en el que se encuentran los centros de salud de San Andrés del Rabanedo, que pese a ser el tercer municipio de León más poblado, superando los 30.000 habitantes, ofrece una atención sanitaria de poca calidad. «Recortes, colapsos, falta de personal y de urgencias, listas de espera y demoras en las citaciones son algunas de las principales carencias que ha achacado el partido a una pobre gestión de la Consejería de Sanidad».

En ése sentido, desde Podemos han denunciado que el Centro de Salud de San Andrés del Rabanedo está «para tirar» y que no cuenta con servicios fundamentales como el de urgencias, incluidas las pediátricas, lo que genera aglomeraciones y turnos de espera interminables, sobre todo en invierno. «La Junta dice que hay dinero para arreglarlo, pero de momento no se ha hecho nada».

Por todo ello, Podemos considera necesario que la inversión realizada desde la Junta de Castilla y León revierta «en los centros de salud públicos», sobre todo en lo que concierne a la implantación del servicio de urgencias. En una sociedad con población envejecida, el acceso a un servicio de urgencias próximo es «indispensable», pero por el momento, los vecinos de edad avanzada y que además viven solos, en barrios como el de Pinilla, se ven obligados a elegir entre «llamar a una ambulancia, pagar un taxi o no ser atendidos».

 

Fotos