El leonés que obligó a sus sobrinos comerse el vómito y cenar de rodillas se enfrenta a cuatro años de cárcel

El juicio se celebrará el 4 de octubre. /
El juicio se celebrará el 4 de octubre.

Los niños, de ocho y seis años y presentaban numerosos hematomas por el cuerpo, estuvieron residiendo con su tío durante el verano de 2016 en su domicilio de Trobajo del Camino | El acusado niega los hechos

A.C.
A.C.León

Un vecino de Trobajo del Camino se enfrenta a cuatro años de cárcel por un delito de maltrato continuado, tras agredir continuamente a sus sobrinos y obligarles a comerse su propio vómito. Su hermana, la madre de los niños, presenta denuncia.

El juicio, que inicialmente estaba fijado para el 16 de mayo, tendrá lugar el próximo jueves 4 de octubre en el Juzgado de lo Penal nº1 de León. Fue la hermana del acusado y la madre de los niños la que presentó la denuncia.

Según el escrito de la Fiscalía, los hechos tuvieron lugar en el verano de 2016, concretamente desde mediados del mes de junio hasta el 9 de septiembre, cuando el acusado, con domicilio en Trobajo, tuvo conviviendo con él a sus dos sobrinos de ocho y seis años, ambos hijos biológicos de su hermana.

Durante ese tiempo, el varón agredió a diario al niño de mayor de edad con una cachaba de madera en los glúteos y con la mano en la cara y el cuello ante su negativa a comer. Posteriormente, le obligaba a comer sus vómitos, castigándole en una ocasión a comer, merendar y cenar de rodillas.

Asimismo, el acusado agredió en alguna ocasión al niño de seis años con la cachaba en los glúteos cuando se hacía sus necesidades, castigándole también de rodillas. Como consecuencia de los hechos, el niño de ocho años sufrió hematomas en distintas zonas del cuerpo, que requieren una asistencia facultativa, tardando 21 días en curar. Por su parte, el menor también presentaba lesiones pero de menor entidad, que tardaron en curar cinco días.

El Ministerio Fiscal entiende que los hechos son constitutivos de dos delitos de maltrato familiar y solicita una pena de cuatros años de cárcel así como la prohibición de comunicarse o acercarse a una distancia inferior de 200 metros de los dos menores durante cinco años. Por su parte, la defensa niega los hechos y solicita la libre absolución de su cliente.

 

Fotos