Adif levanta los pilares del puente que unirá el Hospital San Juan de Dios con San Andrés de Rabanedo en noviembre

Vista de uno de los pilares de sustentación del nuevo puente. / Inés Santos

La obra, que se adjudicó por 4.841.694 euros, permitirá conectar las dos zonas dentro del Plan de Permeabilidad de Adif | Esta obra supondrá la mejora del vallado de la vía y la creación de una nueva rotonda en la confluencia de las calles Pontana y Jesús Nazareno

Nacho Barrio
NACHO BARRIOSan Andrés del Rabanedo

Una vía del tren siempre es una brecha abierta en la tierra. El carril de hierro corta implacable en dos un territorio. Mucho saben de ello en León y San Andrés del Rabanedo donde, a la vez que el tren traía progreso y futuro, partía a los municipios en dos.

Ante esta situación el país apostó por la opción de salvar la brecha por medio de puentes o pasos subterráneos y, en el culmen de la ingeniería, por las integraciones ferroviarias.

Adif ha tomado la primera de las opciones para unir la zona del Hospital San Juan de Dios con la rotonda del ayuntamiento de San Andrés. El Administrador se encuentra trabajando en las obras que conectarán las dos áreas por medio de un puente para vehículos y personas en el mes de noviebre, en unas obras que tienen un plazo de ejecución de once meses.

Nuevo vial

Durante el pasado mes de octubre, el Consejo de Administración de Adif Alta Velocidad aprobó la adjudicación de las actuaciones de mejora de la permeabilidad en San Andrés del Rabanedo por casi cinco millones de euros.

Así, el vial para turismos constará de dos carriles en ambas direcciones, si bien ADIF sólo contempla realizar en esta fase uno para cada sentido y preparar la cimentación para una segunda.

Con la ejecución del nuevo paso sobre la línea León-Gijón se conectará la glorieta de confluencia de la avenida de San Ignacio de Loyola y la carretera CL-623 con el cruce de las calles Pontana y Jesús Nazareno.

En este vial se dispondrá una glorieta de la que saldrá un nuevo vial de acceso al Hospital San Juan de Dios, y se creará una nueva rotonda para canalizar el tráfico en el cruce de las calles Pontana y Jesús Nazareno hacia el nuevo paso superior.

Unas obras que ya van elevando los pilares de sustentación del puente a uno y otro lado de la vía, con el que salvar una brecha histórica.