«Nos acaba de dejar Paloma»

La pequeña Paloma Fakoa en la clínica londinense donde recibió tratamiento. / FACEBOOK 'ALAS PARA PALOMA'
La pequeña Paloma Fakoa en la clínica londinense donde recibió tratamiento. / FACEBOOK 'ALAS PARA PALOMA'

La niña de 10 años fallece tras 15 meses de lucha contra un tumor muy agresivo | La Fresneda, lugar donde residió, y Oviedo se volcaron en recoger fondos para el costoso tratamiento de la pequeña

R. A. / E. V.OVIEDO.

Luchó con sus alas hasta el final, pero su corazón se ha apagado. La pequeña Paloma Fakoa, de 10 años y que residió en La Fresneda, falleció este viernes en Francia. En marzo del año pasado le diagnosticaron un glioma infiltrante del tronco cerebral, uno de los tumores más agresivos que existen y que en España afecta a unos veinte niños cada año. Su familia luchó lo indecible por salvarla, pero finalmente su madre, la ovetense Paz Timiraos, dio ayer la triste noticia: «Acaba de dejarnos».

La lucha de Paloma comenzó hace quince meses. Sufrió una parálisis repentina del lado izquierdo. Los médicos le hicieron una resonancia, en la prueba encontraron «una bola». Un tumor. Según avanzaba el diagnóstico, la bola se fue haciendo «aún más bola», relató Timiraos en enero a este periódico, porque no era «sólido», sino que era como una «resina pegada a los nervios». Era un tumor «inoperable» y «sin ningún tratamiento oficial», explicó.

Con Lucía en el recuerdo

La vida de la familia cambió para siempre. Comenzó a intentar «absolutamente todo» para curar a Paloma, confiando en que su naturaleza le hiciese aguantar. Leyeron informes, estudios científicos e investigaciones y Paloma formó parte de Biomede, un ensayo clínico a nivel europeo. Le pusieron en un principio quimioterapia, pero empeoró. Fue entonces cuando su madre buscó alternativas y las encontró en Londres. Una semana al mes viajaban desde Burdeos, lugar donde residen actualmente, hasta la capital de Inglaterra para que le pusiesen el tratamiento. La familia, paralelamente, puso en marcha la campaña 'Alas para Paloma' para sufragar los gastos médicos. La Fresneda, donde la familia residió, se volcó de lleno en la organización de actos solidarios, para, justamente, dar esas alas a Paloma para luchar contra su tumor. Oviedo o Trubia también pusieron su granito de arena. Finalmente, no pudo ser. Ayer, sus vecinos lloraban la muerte de la pequeña luchadora que con sus alas llegó a conquistar a medio mundo.