La Junta tomará nuevas medidas de detección del maltrato infantil tras el caso de la niña Sara

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, en una foto de archivo. / Alberto Mingueza

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades ha explicado que desde hace más de un mes se ha realizado un importante esfuerzo para reforzar el Sistema y se han detectado los puntos susceptibles de mejora

EL NORTEValladolid

La Junta de Castilla y León tratará de reforzar el Sistema de Protección a la Infancia con una quincena de medidas que persiguen mejorar aspectos clave como la detección y notificación de casos de maltrato y la coordinación de todos los agentes que intervienen en este sistema.

Todo ello se lleva a cabo con el fin de que «jamás» vuelva a ocurrir otro hecho como el de la niña Sara, asesinada este verano tras sufrir malos tratos y agresión sexual, ha explicado la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, momentos antes de presidir la reunión de la Sección de Atención y Protección a la Infancia del Consejo de Servicios Sociales de Castilla y León.

Más información

García ha defendido que el Sistema es «sólido», cuenta con normas «avanzadas», protocolos que han servido de base para la reforma de la normativa estatal y unos cualificados profesionales. Sin embargo, cree que los hechos que acabaron con la vida de Sara el 3 agosto tienen que «remover a todos» para reforzar y mejorar el Sistema.

Para ello, ha afirmado que hay una «hoja de ruta», objetivos claros, medidas que esperan sean eficaces y una «inequívoca» voluntad de garantizar una adecuada respuesta a los menores que lo necesiten.

Alicia García ha explicado que desde hace más de un mes todos los departamentos implicados de la Consejería han realizado un importante esfuerzo para reforzar el Sistema y han detectado aquellos puntos susceptibles de mejora y desarrollado medidas y actuaciones concretas para conseguirlo.

Así, se ha llevado a cabo un análisis pormenorizado de cada una de las fases y elementos del procedimiento de actuación en el Sistema y se han centrado las actuaciones en aspectos «clave» como la notificación de situaciones de maltrato en la infancia, además de en la coordinación de todas las instituciones que intervienen, ya que la consejera ha recordado que la detección de un caso se puede comunicar por parte de familia, vecinos, educadores, profesionales sanitarios e instituciones como Fiscalía, juzgados, fuerzas y cuerpos de seguridad.

Precisamente la consejera ha aportado una serie de datos sobre las notificaciones que se registraron en 2016, cuando se recibieron 1.192, 863 de las cuales generaron investigaciones por posibles casos de desprotección y el resto, al no considerarse como tales, fueron atendidas por otros recursos.

Medidas

Algo más de la mitad de estas investigaciones, 446, derivaron en expedientes de protección. La Junta asumió la tutela de 294 menores y en 152 casos se llevaron a cabo medidas de apoyo familiar y asunción de la guarda por parte de la Administración a petición de las familias.

Respecto al origen de estas notificaciones, el mayor número procedió de corporaciones locales, un 30%; seguido de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (17%); Ministerio Fiscal (12); del Sistema Sanitario (9); del Sistema Educativo (5%); de vecinos, familiares y de los propios menores (5); y de resoluciones judiciales en un 4% de los casos, en 13 de las cuales se acordaron medidas de protección directamente por el juzgado.

En lo relativo a las causas que motivaron la apertura de expedientes de protección destaca la negligencia física (falta de atención de las necesidades básicas del niño como alimentación, vestido o higiene), en un 28% de los casos; seguida de la negligencia psíquica (falta persistente de respuesta a las señales, emociones y conductas efectuadas por el niño), en un 19%; maltrato físico en un 14 y psíquico en un 11%; el modelo inadecuado por parte de los padres, en un 12% y el imposible cumplimiento de las obligaciones parentales (por enfermedad, incapacidad, ingreso en prisión, etcétera), en un 9% de los casos.

Del análisis de estos datos, la Consejería ha diseñado las actuaciones que se llevará a cabo en torno a tres áreas como son la específica de los propios Servicios Sociales, aquella que implica a otras consejerías y, por último, la coordinación con otros agentes del sistema.

En el ámbito de su departamento, se llevará a cabo formación específica a los profesionales para una rápida y eficaz detección de casos de maltrato infantil y, en concreto, dado que el 30% de las notificaciones provienen de las corporaciones locales se trata de incidir en estos profesionales. Además, a finales de octubre se llevará a cabo un primer curso dirigido a fiscales que abordará la violencia de género en el ámbito de la infancia.

Junto a esto, se ha iniciado por vez primera un curso de formación sobre el modelo del Sistema en el que participan 200 profesionales y técnicos de las secciones de Protección a la Infancia y de las corporaciones locales que permitirá mayor coordinación entre ellos.

Por otra parte, se trabajará en la mejora de los mecanismos para implicar a los ciudadanos en las notificaciones, ya que, según los datos, el nivel de detección y notificación de casos por los ciudadanos es bajo, sólo un 5%, de los que en 1,8% procede de vecinos, un 2,4 de familiares y en un 1,1% de los propios menores afectados. Por ello, se trabaja en la mejora de los mecanismos para que los propios ciudadanos puedan notificar esos posibles casos de maltrato si los detectan, para lo que se mejora la web de la Gerencia de Servicios Sociales, donde se ha incorporado el teléfono de atención al menor, en breve se incluirá un modelo sencillo, que hasta ahora no existía, para que ciudadanos y menores puedan comunicar vía web posibles maltratos.

Más agilidad

Además, en el apartado de 'Atención a la infancia' se han incorporado los modelos de hojas de notificaciones de situaciones de riesgo y maltrato para los profesionales y se mejorará la práctica de las mismas para que hacerlo sea más sencillo y detallado. De la misma forma, se revisan los protocolos previstos en el 112 y el 012.

Por otra parte, con el fin de agilizar la notificación y mejorar el seguimiento de los casos, se integra la herramienta informática de los 54 equipos de intervención familiar de las corporaciones locales en el Sistema de Información de la Gerencia de Servicios Sociales, lo que permitirá a casi 300 profesionales el intercambio de información.

Alicia García ha adelantado además que la próxima semana comenzará a trabajar un grupo de expertos en infancia, al que se le pedirá que formule propuestas sobre aspectos relacionados con posibles actuaciones de sensibilización a los ciudadanos para detectar y notificar casos, la mejora de notificaciones o evitar situaciones de derivación, entre otras cuestiones.

La Consejería tiene además «muy avanzado» el Plan de Prevención de la Violencia Intrafamiliar y prevé actuaciones de sensibilización social contra el maltrato infantil.

Por lo que se refiere a las actuaciones que implican a otras consejerías, con Educación se trabaja para un nuevo protocolo de intervención educativa ante sospecha de maltrato que se aplicará este curso de manera experimental y se desarrollarán acciones formativas. Con Sanidad ha recordado que hace un año se puso en marcha el protocolo para la detección de estos casos y se ha pasado de 45 a 102 notificaciones en 2015 y 2016, respectivamente.

Con otros agentes del sistema se celebrará una reunión con la Fiscalía para mejorar los cauces de intercambio de información; con las corporaciones locales y sus policías se elabora una guía conjunta e actuación; y con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se mejorarán también los cauces de intercambio de información.

La consejera ha aportado otros datos del Sistema de Atención y Protección a la Infancia, que en 2016 atendió a casi 40.000 menores a través de sus diferentes programas.

Fotos