El leonés de las 43 matrículas

El ecólogo Jorge García Girón consigue el premio Fin de Carrera en el grado de Ciencias Ambientales gracias al «trabajo y la implicación» en una rama «infravalorada»

S. Santos / V. Lorenzo
N. BRANDÓNLeón

43 matrículas de honor y un 9,4 de nota media. Con tan solo 23 años, el investigador leonés Jorge García, ya tiene en su curriculum esta carta de presentación. Graduado en Ciencias Ambientales en la especialidad de ecología y con un Máster en Riesgos Naturales en la ULE, sus datos dentro de una carrera para él infravalorada, asombran. El secreto, como siempre, se basa en la constancia. «Básicamente trabajé mucho y tuve buenos compañeros. Si te implicas todos los días y sobre todo si te gusta puedes conseguir buenos resultados».

Una recompensa agradable en una vocación casi encontrada por sorpresa, aunque Jorge siempre tuvo claro que su camino eran las Ciencias de la naturaleza. Finalmente se decantó por la Ecología, empujado en gran parte por sus tutoras Margarita y Camino, en las que ha encontrado el mayor apoyo y la felicitación más especial.

Jorge García durante un instante de la entrevista con leonoticias.
Jorge García durante un instante de la entrevista con leonoticias. / V. Lorenzo

«No ha sido un sacrificio porque lo he hecho porque he querido y porque me gusta. Sí que se puede pensar que renuncio al tiempo libre o a salir con mis amigos, pero para mí no ha sido así en ningún momento». Ahora, continúa en la investigación con un doctorado que todavía le permite seguir viviendo su pasión.

El objetivo de su investigación

«Si una persona está en su pueblo y pasan por una charca, verá que la vegetación tiene unas especies características y una estructura. Si va a una charca más alejada, las características pueden ser distintas. La idea es saber por qué podemos encontrar unas especies de plantas acuáticas en unas lagunas que estén más o menos próximas en Castilla y León».

90.000 empleos menos en investigación desde 2009

El futuro no parece halagüeño en un país que desde 2009 ha recortado la investigación en 20.000 millones de euros. Por eso, consciente de que ha elegido un camino difícil, también estudia para ser profesor de secundaria, su otra vocación. «Desde luego que si uno quiere dedicarse a la investigación es difícil hacerlo en España de manera estable», pero esta es una alternativa que le permitirá seguir compartiendo conocimientos, «por lo que también tiene su encanto».

Cree que invertir en investigación sería «invertir más en el país, tener unos productos de valor añadido y un país distinto sobre todo por el valor que se le da a los jóvenes». Además, considera que el principal problema está en que «nos gastamos mucho dinero en formar en gente para que después se pierdan desempeñando trabajos que no tienen que ver nada con lo que se han formado».

Un joven que fuera de España podría tener el apoyo que merece una mente brillante. Mientras tanto, su Premio Extraordinario fin de carrera reconoce el trabajo diario de este leonés por abrir una puerta más a la ciencia.

Contenido Patrocinado

Fotos