Un leonés liderará la modernización de las universidades en Marruecos

Imagen de una clase en la Universidad de León./
Imagen de una clase en la Universidad de León.

Durante dos años el leonés Rafael de Paz trabajará en Rabat con el Ministerio de Educación marroquí para desarrollar el proyecto

LEONOTICIASLeón

El Reino de Marruecos ha elegido el proyecto de Castilla y León para que lidere la modernización de las universidades de este país en su acercamiento al Sistema de Educación Superior Europeo y un equipo de expertos de la Comunidad trabajará durante dos años con el Ministerio de Educación marroquí, donde se desplazará como consejero residente el director de la Oficina de Proyectos Internacionales de la Universidad de León, Rafael de Paz.

El consejero de Educación, Fernando Rey, y la directora general de Universidades e Investigación, Pilar Garcés, presentaron el proyecto 'Apoyo al Sistema de Educación Superior en Marruecos como parte de un acercamiento con el Espacio Europeo de Educación Superior', convocado por la Comisión Europea el pasado mes de junio con un presupuesto de 1.200.000 euros, durante 24 meses y cofinanciado por el país que pidió la ayuda.

Durante el acto, Rey explicó que la iniciativa presentada por Castilla y León ha destacado entre otros motivos “gracias a la coherencia y robustez del planteamiento formulado en las actividades propuestas, la adecuación del perfil de los expertos designados en cada una de las líneas de trabajo, la amplia experiencia del líder del proyecto y del propuesto como consejero residente en Marruecos, así como por la experiencia y prestigio del sistema universitario de nuestra Comunidad”.

ULE

El objetivo general del proyecto consiste en acompañar, asistir e impulsar la reforma del sistema de enseñanza superior de Marruecos en el marco de su visión estratégica 2015-2030 y su acercamiento al Espacio Europeo de Educación Superior con el fin de mejorar la empleabilidad de los egresados y la gobernanza del sistema universitario.

Proyectos de hermanamiento

Los proyectos de hermanamiento son un instrumento de cooperación institucional de la Comisión Europea con los países candidatos y los países de la región de la Política de Vecindad de la Unión Europea concebidos para, a través de asistencias técnicas llevadas a cabo por instituciones públicas de los países miembros de la Unión Europea, impulsar el fortalecimiento de las administraciones públicas de los países beneficiarios.

El programa de hermanamiento -también denominado 'Twinning' o 'Jumelage'- comenzó en el año 1998 y, en España, la Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas (FIIAPP) es la institución encargada de llevar a cabo su gestión, apoyando tanto en la fase de preparación de la propuesta como en la gestión del proyecto una vez concedido, garantizando la buena gestión económica y financiera exigida al contar con una larga trayectoria y experiencia en la ejecución de este programa con más de 330 proyectos de hermanamiento realizados.

En los proyectos de hermanamiento, los objetivos y resultados marcados han sido definidos por el país beneficiario en base a las necesidades, inquietudes o preferencias de sus sistemas políticos, administrativos o económicos nacionales correspondiendo al país miembro presentar una propuesta de proyecto alineada con los requerimientos y las necesidades definidas por el beneficiario a través del marco institucional, los servicios y actividades propuestas, la metodología, la sostenibilidad y las ventajas comparativas de la propuesta presentada.

El liderazgo de la iniciativa corresponde a la directora general de Universidades e Investigación, Pilar Garcés, que deberá coordinar las actuaciones de los expertos y será responsable de las relaciones institucionales con Marruecos para lo que estará acompañada por Rafael de Paz, director de la Oficina de Proyectos Internacionales de la Universidad de León (ULE), como consejero residente que se desplazará a Rabat durante toda la duración del proyecto y trabajará en primera línea con la institución beneficiaria.

En concreto, el proyecto se compone de seis líneas específicas: el acercamiento del marco legislativo y reglamentario marroquí a los estándares europeos, la diversificación de la oferta de formación, la diversificación de las modalidades de enseñanza -con especial referencia a la enseñanza online o ‘elearning’, el sistema de créditos ECTS, el reconocimiento de diplomas y la consolidación de las herramientas de pilotaje.

Equipo

Al frente de estas líneas estarán Zulima Palmira, profesora de Derecho Administrativo de la Universidad de Salamanca (USAL); Eva Garea, técnico superior de Relaciones Internacionales de la Universidad de Vigo; María José Rodríguez, catedrática en el área de conocimiento de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación y directora del Instituto Universitario de Ciencias de la Educación de la USAL; José Ángel Dominguez, director de la Agencia para la Calidad del Sistema Universitario de Castilla y León (Acsucyl); Margarita Lezcano, asesora del Gabinete del secretario general de Universidades del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MECD); Vicente Matellán, director general de la Fundación del Centro de Supercomputación de Castilla y León.

El resto de expertos que conforman el equipo de trabajo que desarrollará la metodología y las sesiones en Marruecos estará formado por académicos y técnicos de las universidades públicas y de la Administración de Castilla y León.

Universidades masificadas

El consejero y la directora general expresaron la “satisfacción” por que Marruecos se haya decantado por el proyecto de Castilla y León, que compitió con el del Ministerio de Educación de Italia, en lo que Pilar Garcés se refirió a ‘David contra Goliat’, mientras que Fernando Rey habló de una “noticia muy alegre” y una “buena noticia” para las universidades de Castilla y León.

Por su parte, Rafael de Paz, que durante dos años trabajará con los expertos del Ministerio de Educación de Marruecos, explicó que uno de sus problemas es que se ha duplicado en los últimos años sus universitarios y tienen una superpoblación que al ser un sistema público y gratuito goza del apoyo político completo y en este momento requiere de más recursos.

“Es un proyecto Bolonia en el entorno marroquí”, definió sobre el proyecto, para añadir que desde la Comunidad se aportará el material para que tomen las decisiones destinadas a realizar las mejoras en su sistema universitario. Pero, subrayó que siempre con “mucha sensibilidad y desde el respeto” a este país.

En esa línea, Rey afirmó que no se puede “ir a dar lecciones” y definió el proyecto como una herramienta para que luego ellos tomen las decisiones, por lo que también recalcó el “respeto, la no injerencia y la no arrogancia” desde el trabajo que realizará el equipo de expertos de las universidades de la Comunidad, coordinado por Pilar Garcés y con Rafael de Paz como delegado residente en Rabat.

Fotos