Leonoticias

«Seréis cruciales en el siglo XXI»

  • Antonio Laborda, Decano de la Facultad de Biológicas, ha ofrecido algunos consejos, a los nuevos graduados en la Festividad de San Alberto

La Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales de la Universidad de León (ULE), ha celebrado este viernes la festividad de su patrón, San Alberto Magno, con el tradicional acto académico solemne en el que se impone la insignia a los Graduados en Biología, Ciencias Ambientales y Biotecnología, y también a los alumnos de Máster de la facultad del curso 2015-16. El acto ha estado presidido por Juan Francisco García Marín, Rector de la ULE y Antonio Laborda, Decano de la Facultad.

El honor de dictar la conferencia ha recaído en esta ocasión en Marcelino Pérez de la Vega, Catedrático de Genética de la ULE, que ha pronunciado una conferencia titulada ‘La pequeña historia de la genética. Reflexiones en el año de las legumbres’. En sus palabras, el ponente ha realizado un recorrido por las distintas investigaciones realizadas por científicos reconocidos de principios del siglo pasado y su contribución a la genética. Así Pérez de la Vega ha hablado de Gartner, Mendel, Darwin, Knight, o Vavilov y ha destacado de ellos avances y experimentos con plantas leguminosas «que contribuyeron al estudio de la génetica, a la identificación de marcadores genéticos cualitativos y cuantitativos», al tiempo que ha valorado los parámetros matemáticos presentes en esas investigaciones: «Hoy no se puede hacer biología moderna sin una base matemática».

La entrega de las insignias a los Graduados y las intervenciones de sus representantes han dado paso a la imposición de la beca de los licenciados y alumnos de Master de 2015-2016. A continuación, se ha hecho entrega, por primera vez, de un reconocimiento al mejor expediente en Ciencias Ambientales al estudiante Jorge García Girón, concedido por el Colegio de Economistas de León. Seguidamente, se han dado a conocer los Premios Anuales ‘DSM-Vitatene for Academic Excellence’, y ‘Premio Fin de Carrera Gadea Biopharma’, que han recaído en Marisa Lastra Gagigas y Ana Belén Dávila Aguado, respectivamente, aunque en la convocatoria anual del Premio Vitatene también se ha concedido un accésit, que ha sido entregado al alumno Andoni Gómez Moreno.

Antonio Laborda, Decano de la Facultad de Biológicas, ha recurrido a la obra del escritor norteamericano Joseph Campbell, ‘El héroe de las mil caras’, para explicar el paso por la facultad de los nuevos graduados, y las doce fases de ‘El viaje del héroe’ que describe el autor. Desde el mundo ordinario, el de la familia, a la recompensa atravesando desafíos y pruebas que finalmente llegar a la fase de la resurrección y al regreso al mundo ordinario con todo lo aprendido.

(SIGUE…)

«Creo que os hemos preparado bien para enfrentaros, con garantías de éxito, a vuestro regreso al mundo ordinario, pero eso no significa que no tengáis que seguir estudiando para desenvolveros en él», ha señalado Laborda. «Personas como vosotros, salidas de las aulas de nuestra Facultad, han estudiado la vida y todos los sistemas en que esta se desarrolla, siendo protagonistas de nuevos descubrimientos. Esto quiere decir que nuestros profesionales han sido cruciales en el siglo XX y que vosotros lo seréis en el siglo XXI. Por eso, aún tengo la esperanza de que, si alguno tenéis la oportunidad de asesorar al ministro del ramo, seáis capaces de hacerle comprender la importancia de la investigación y de la Universidad Pública; o que si, por casualidad, os encontráis con el presidente electo de los Estados Unidos podáis explicarle que lo del Cambio Climático realmente va en serio».

El Decano ha aprovechado la ocasión para reclamar al Rector (ausente del acto durante unos minutos para asistir a la firma del convenio con la Consejería de Fomento), una mejora de los equipamientos de la facultad, recuperar los niveles de docencia práctica, y «dotarnos de savia nueva, en forma de profesores formados o en vías de formación, que puedan sustituir con garantías a los que nos van abandonando». Unas necesidades que vendrían a compensar –a su juicio- las muchas horas dedicadas a encontrar acuerdos y a buscar soluciones, «de las que luego se han beneficiado otros», y en este sentido ha recordado cómo la Facultad siempre «se ha caracterizado por ser pionera y altruista, tal vez debido a que el ser científico es más una filosofía de vida que una profesión».