Leonoticias

Vuelta al cole en el Albeitar

vídeo

Una estudiante prepara su oposición. / Noelia Brandón

  • La casa del estudiante de la Universidad de León retoma su actividad, tras el periodo estival, con una escasa presencia de alumnos para dar la 'bienvenida' al nuevo curso académico

El Albéitar vuelve de vacaciones. La casa del estudiante de la Universidad de León ha reabierto sus puertas tras finalizar el periodo estival.

Aprovechando la vuelta a las aulas de sus alumnos, este céntrico escenario, uno de los predilectos para los universitarios, ha vuelto a encender sus luces, aunque con escaso público.

Apenas una decena de personas se han asomado a la instalación leonesa para retomar, iniciar o continuar sus estudios tras el periodo de vacaciones.

Dos jóvenes opositoras fueron las primeras en pisar el suelo y las escaleras del recinto situado en la avenida de la Facultad de Veterinaria. Una comenzaba a preparar ahora su prueba; otra llevaba un año estudiando una oposición para la que aún no hay fecha oficial.

Tres meses y medio han pasado ya desde que la nueva junta de gobierno, con el rector García Marín a la cabeza, devolvía a los alumnos un espacio donde los libros, los bolígrafos y el buen ambiente era una constante de las largas jornadas de estudio.

El Albéitar tiene una atmósfera especial, que lo diferencia de la Central, en el Campus de Vegazana, y que hace que los estudiantes opten por este edificio para preparar sus exámenes.

Así lo reconocía una usuaria, que prefiere el ambiente de este recinto, por la posición de las mesas y la escasa aglomeración de personas que optan por él durante estos meses en los que el calor aún aprieta.

La casa del estudiante de la Universidad de León permanecerá abierto durante los meses que dure el curso académico y el horario queda a la espera de una modificación para saber si los universitarios podrán acceder al recinto por las noches.

De momento, la vuelta al cole ya está en marcha. La reapertura del Albéitar es el claro ejemplo de que toca volver a hincar los codos y preparar los objetivos que se deben cumplir allá por el lejano mes de junio.