Uber y la NASA se unen para regular el tráfico aéreo

Se reducirán los tiempos de trayecto. / Uber
TECNOLOGÍA

Los primeros vuelos de la compañía llegarán en 2020 en Los Ángeles

J. A. G.Madrid

Uber pasa, temporalmente, de lo terrestre y busca negocio en lo aéreo, aunque su transporte de viajeros por carretera sigue provocando dolores de cabeza al gremio del taxi y a los abogados de la compañía estadounidense.

Antes del verano, Uber anunció sus planes para surcar sus vehículos por los cielos y volar entre ciudades a menos de una hora de distancia o en pequeños trayectos en una misma ciudad.Los Ángeles ha sido seleccionada por Uber como la segunda ciudad norteamericana en la que uberAIR estará disponible.

El objetivo es empezar en 2020 las pruebas de este servicio, consistente en una red de aeronaves eléctricas que permitirán vuelos urbanos de hasta cuatro plazas. Estos vehículos eléctricos de despegue y aterrizaje vertical (VTOLs) se diferencian de los helicópteros en que son notablemente más silenciosos, seguros y respetuosos con el medio ambiente.

Para ello, la compañía estadounidense ha alcanzado un acuerdo con la NASA para el desarrollo de la Gestión del Espacio Aéreo no Tripulado y de los Sistemas Aéreos no Tripulados.

Esta colaboración facilitará operaciones seguras y eficientes de UAS a baja altitud. La participación de Uber en el Proyecto UTM de la NASA contribuirá a que la compañía pueda operar los primeros vuelos de uberAIR en ciudades de Estados Unidos en 2020.

"Este acuerdo sienta las bases para la colaboración entre Uber y la NASA en el desarrollo de la siguiente generación de tecnología de gestión del espacio aéreo. uberAIR operará más vuelos que ningún otro servicio hasta el día de hoy", señala Jeff Holden, jefe de producto de Uber.

Fotos