A la búsqueda de la innovación que transforme la industria eléctrica

Aerogeneradores de Iberdrola instalados en el mar, frente a las costas de Alemania, dentro del proyecto Wikinger./R.C.
Aerogeneradores de Iberdrola instalados en el mar, frente a las costas de Alemania, dentro del proyecto Wikinger. / R.C.

Iberdrola reúne en un evento las novedades tecnológicas desarrolladas por universidades y empresas colaboradoras

ARANTXA HERRANZ

Sin que lo sepamos aún, puede haber una tecnología detrás del interruptor que nos cambie la forma de consumir energía. Con el objetivo de impulsar estas innovaciones, Iberdrola acaba de celebrar en su Campus Corporativo su primer Innoday, una jornada en la que ha reunido a aquellas empresas socias con las que colabora en diversas materias de innovación así como a varias de las Universidades con las que mantiene diversos acuerdos para potenciar la investigación.

El presidente de la compañía, Ignacio Galán, aseguraba que Iberdrola apuesta por la innovación con el objetivo de liderar el futuro. Más concretamente, el directivo de la empresa señalaba a la energía renovable como el principal motor. «Queremos generar una valor sostenible que tenga una aceleración exponencial del desarrollo tecnológico», porque, en su opinión, «las empresas serán innovadoras o no serán».

Tras sentenciar que el sector de la energía es uno en los que más se está demostrando la relevancia de esta innovación -«es un área con mucha competitividad y en plena transformación»-, Ignacio Galán desglosó que tres son los pilares en los que se asienta el éxito en estos momentos: invertir en tecnología, contar con talento formado y preparado y fomentar la colaboración entre las empresas, la educación y los emprendedores.

En este sentido, el presidente de Iberdrola defiende que se fomente esta colaboración entre las empresas privadas y las instituciones educativas, como puedan ser las universidades. «Se necesita ir más allá creando ecosistemas innovadores. Las empresas y las universidades deben ir de la mano para transferir ese conocimiento, atraer talento e impulsar el emprendimiento». Precisamente con el lema 'Aprender para innovar', Iberdrola tiene cinco cátedras con otras tantas universidades (Salamanca, Pontificia de Comillas, Massachusetts Institute of Technology, Strathclyde y el Instituto Tecnológico de Monterrey).

En ellas se han desarrollado más de 250 proyectos, becas y prácticas. En 2017, hubo 900 becarios y 750 jóvenes que realizaron cursos de máster y postrado en estas cátedras. Pero, además, Ignacio Galán defendía que también la creación de nuevas empresas es imprescindible para la economía basada en la tecnología. Por eso, el Proyecto Perseo promueve la inversión en 'startups' que innoven en el apartado energético.

«Generar riqueza y empleo, tanto dentro como fuera de la compañía, es nuestro dividendo social», defendía el presidente de Iberdrola. «Gracias a la innovación seremos capaces de servir y trascender», sentenciaba.

Iberdrola aprovechó el evento en las instalaciones de su Campus Corporativo -un espacio concebido para «impulsar el talento» y que está «abierto a empresas y talento de todo el mundo»- para reunir a parte de los proyectos ganadores salidos de las universidades con las que la compañía colabora, así como para dar visibilidad a algunas de las empresas socias con las que trabaja en diferentes áreas de innovación.

Drones y 'big data'

Así, en este espacio se pudo ver cómo se están empleando drones equipados con dos tipos de cámaras (fotográficas y térmicas) para sobrevolar los modernos molinos de viento. Gracias a estos drones, los responsables son capaces de ver antes si las palas que giran como efecto del viento tienen algún tipo de grieta o daño, lo que acelera tanto la detección de estos problemas como su reparación, evitando en muchos casos que el daño llegue a ser demasiado considerable y «visible» simple vista.

En el Campus Corporativo también se pudo observar los diferentes vehículos eléctricos que están cambiando el panorama de la movilidad urbana. Desde coches enchufares hasta bicicletas y monopatines eléctricos.

Los estudiantes de la Universidad Pontificia de Comillas también mostraron en el evento el chasis de sus coches y motos eléctricos de carreras. Aunque ya tienen experiencia en la competición de motos, es la primera vez que han conseguido idear, crear y fabricar un coche de competición.

Además, muchas de las compañías colaboradoras de Iberdrola lo hacen aprovechando tecnologías como el 'big data' para predecir mejor los modelos de producción energética y para una eficiente combustión de biomasas.

Por último, cabe señalar que según datos de la propia Iberdrola, la eléctrica española es la cuarta empresa mundial que más invirtió el pasado año en I+D+i, con unos 246 millones de euros destinados a «ofrecer mejores servicios, más competitivos, con modelos y tecnologías disruptivas».

Contenido Patrocinado

Fotos