Crean una chaqueta inteligente para proteger ciclistas

Chaqueta inteligente./Ford
Chaqueta inteligente. / Ford
GADGETS

Avisa al resto de vehículos cuándo van a girar gracias a una conexión inalámbrica

INNOVA+Madrid

El número de ciclistas en las grandes ciudades sigue aumentando y el número de accidentes entre estos y otros vehículos crece. «En Ford, queremos ayudar a que la gente -y las mercancías- se muevan con más seguridad, confianza y libertad por nuestras ciudades», cuenta Tom Thompson, jefe de proyecto del equipo de Ford Smart Mobility.

Por ello, los ingenieros de la automovilística han desarrollado una chaqueta que permite a los ciclistas orientarse más fácilmente y señalizar de manera más clara su presencia e intenciones a los demás vehículos, mientras están conectados a una aplicación.

«El concepto de chaqueta inteligente nos ayuda a comprender mejor cómo los diferentes actores que forman parte del ecosistema de la movilidad urbana -ciclistas, coches y peatones- pueden coexistir mejor a través de la aplicación de tecnologías inteligentes y cómo podemos aplicar lo aprendido a ideas futuras».

Este prototipo de chaqueta inteligente cuenta con mangas que se iluminan para señalizar cuando los usuarios planean girar a la derecha o a la izquierda. Conectada de forma inalámbrica a un smartphone, la aplicación de navegación para bicicletas de la chaqueta hace vibrar la manga adecuada, de modo que el usuario sepa por dónde ir, utilizando rutas que evitan las carreteras y los cruces más transitados.

Además, no es necesario que los ciclistas quiten los ojos de la carretera o las manos del manillar para consultar la pantalla de su smartphone. Los interfaces acústicos y hápticos permiten a los usuarios tomar llamadas, recibir mensajes y repetir la indicación de navegación.

La chaqueta también integra una luz de freno parpadeante. «Hay un cambio inmediato en la mentalidad una vez deja de ser necesario parar para consultar las aplicaciones de navegación directamente en el teléfono, o preocuparse por si te diriges a un cruce de caminos particularmente transitado o peligroso», cuenta Thompson, que ayudó a desarrollar la chaqueta en su tiempo libre.

El apasionado equipo de ciclistas que desarrolló la chaqueta y la ha estado probando en su trayecto diario en bicicleta a las oficinas de Ford Smart Mobility Innovation en Londres se encarga de investigar el reto de la «última milla».

Se refiere a la última etapa de un viaje, no sólo en el contexto de un viaje personal, sino también referido a la entrega de mercancías y servicios en entornos urbanos con tráfico denso. Este tramo se asocia generalmente a un mayor coste y complejidad.

Contenido Patrocinado

Fotos