'Erica', otra forma de contar historias

'Un fotograma de 'Erica', con las distintas opciones que el jugador puede escoger.

Flavourworks da un paso más en la obsesión por aunar cine y videojuegos con un título para PlayStation 4 con actores de carne y hueso y que se controla tocando la pantalla táctil del móvil

IKER CORTÉSParís

Dice tajante Jack Attridge que 'Erica' "no es un videojuego de Full Motion Video (FMV)". Se llamó así a aquellos títulos que, a finales de los ochenta y principios de los noventa, con la irrupción de sistemas de almacenamiento ópticos como el Laserdisc, el CD-Rom o el DVD, hacían uso y abuso de escenas de vídeo reales. Eran juegos de todo tipo, desde mecánicas muy sencillas en las que lo único que el jugador debía hacer era pulsar una dirección o un botón en determinado momento, tal y como proponía 'Dragon's Lair', con la bellísima factura técnica del dibujante Don Bluth, hasta complejas aventuras gráficas como 'Under a Killing Moon', que enriquecía su peculiar mundo futurista con actuaciones de intérpretes conocidos venidos a menos. Sin embargo, abundaron los despropósitos, con obras de escaso valor jugable y artístico, y las producciones que basaban su interés en esta técnica quedaron enterradas con la llegada a la industria de las tres dimensiones.

Más información

Por eso, el director creativo de Flavourworks, un estudio independiente que se ha aliado con el London Studio de Sony, niega que su nuevo título sea un regreso a aquellos oscuros días. "No son simplemente escenas de vídeo. Interactúas con ellas, no hay transiciones ni niveles ni pantallas de carga y todo funciona de forma fluida. Además los valores de producción y artísticos son muy superiores a los de antaño", defiende Attridge. Sin duda, parte del encanto del juego reside en su intuitivo control. Pese a que a 'Erica' se podrá jugar con el mando de PlayStation 4, el título despliega toda su magia cuando el usuario aprovecha la pantalla táctil de su móvil para decidir el destino de la protagonista. "Nos encantan los juegos. Pero es cierto que a veces quieres jugar con amigos y con familiares que no son capaces de recordar los veinte botones de un mando así que siempre nos ha interesado llevar nuevas experiencias narrativas a todo tipo de audiencias. Con 'Erica' hemos encontrado un equilibrio perfecto entre complejidad narrativa y accesibilidad", sostiene.

En este sentido, "el juego va de tocar e interactuar el mundo real" que se perfila en el televisor. Y lo cierto es que la demostración que Sony hizo de las posibilidades del título, en un evento previo a la Paris Games Week, la feria de videojuegos que comienza mañana en la capital francesa, sorprende: un encendedor de tipo zippo aparece sobre un fondo negro en el televisor. Attridge juega con su dedo por la pantalla táctil del móvil y el mechero se abre y se cierra a su voluntad, hasta que finalmente decide encenderlo. A falta probarlo directamente -el director creativo fue el cicerone de los periodistas-, no parece haber el más mínimo retraso entre la acción que se ejecuta con el dedo y lo que ocurre en el televisor. Hubo más interacciones que dejan entrever las posibilidades de esta interfaz: limpiar el vaho de un espejo empañado, abrir poco a poco una puerta y ojear que hay detrás de la misma o hacerlo dando un portazo, limpiar el polvo de un libro, secar una lágrima... Son pequeñas actuaciones que, en opinión de Attridge, "ayudan a que el jugador se meta en el papel del personaje".

Pero todo esto no serviría de nada si no hubiera un buen juego detrás. Si bien 'Erica' está llamado a ser un título bastante guiado, abre una puerta a la exploración y a la toma de decisiones que serán fundamentales para llegar a los distintos finales que el juego plantea. Durante la puesta de largo del título, pudimos explorar los distintos rincones y objetos que alberga una habitación, así como descubrir secretos y resolver pequeños rompecabezas. No ofrece una libertad absoluta pero si la historia, que tratará temas como el misterio, la confianza y la paranoia, es interesante el juego de Flavourworks puede representar un pasó más en el mundo del ocio y el cine interactivo. Llegará en 2018.

Fotos