La empresa Garnica advierte de un freno en su crecimiento por la falta de chopos en la Comunidad

Interior de la fábrica de Garnica, en Valencia de Don Juan. /
Interior de la fábrica de Garnica, en Valencia de Don Juan.

El presidente del grupo maderero, con sede en Valencia de Don Juan, afirma que intentarán buscar alternativas y apunta la posibilidad del eucalipto

S. GALLO León

La empresa Garnica, con sede en Valencia de Don Juan, ha advertido de que el plan de crecimiento que ha venido desarrollando en su planta leonesa durante los últimos años se podría ver truncado en un futuro no muy lejano como consecuencia de la falta de chopos que se augura en la Comunidad.

Por ese motivo, la compañía ha hecho un llamamiento a la administración para que haga un esfuerzo que permita la generación de expectativas de crecimiento en las plantaciones de chopo en Castilla y León.

El presidente de la compañía, Pedro Garnica, reconoció que el problema viene generado porque el consumo de chopo «es cada vez mayor», un aumento que no va de la mano de la plantación de esta especie. «Desde la administración se había pensado que se podría llegar a 5.000 hectáreas de producción, pero se han reducido sensiblemente y no vemos movimientos hacia ese objetivo», lamentó.

«En estos momentos estamos en la cresta de la ola, pero luego la ola cae, con caídas importantes», explicó Pedro Garnica. Dado que en España «las estadísticas fallan un poco», ante la intención de seguir creciendo y con cierta preocupación por esta situación, desde Garnica se decidió realizar un estudio en el que se detectó que había «gran escasez y menos hectáreas plantadas de las que se decían oficialmente».

A esto se suma el inventario publicado recientemente por la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente (Somacyl), según el cual está previsto que se produzcan unos 707.000 metros cúbicos de madera de chopo este año, una cifra que crecerá ligeramente en los dos próximos años, hasta alcanzar los 787.000 y 830.000 metros cúbicos, respectivamente. Sin embargo, desde 2020, la corta de esta madera en la Comunidad irá disminuyendo hasta los 285.000 metros cúbicos previstos para 2023.

Según Garnica, estos datos podrían generar situaciones de desabastecimiento muy graves para empresas como la de Valencia de Don Juan, que actualmente está consumiendo 300.000 metros cúbicos de madera de chopo de Castilla y León, y que tenía previsto en 2023 alcanzar los 350.000 metros cúbicos, una cantidad superior tan solo en esta empresa a la que está previsto que se produzca en la Comunidad, es decir, sería «claramente insuficiente» para abastecer a la fábrica leonesa.

Estos datos, según Pedro Garnica, resultan «un poco alarmantes» porque con la cantidad prevista para 2023 «no hay madera ni siquiera para el grupo Garnica», y hay que tener en cuenta que Castilla y León no solo suministra a esta empresa, sino a otras muchas nacionales, y de hecho asegura que si se entra en una dinámica en la que se carece de manera «tendremos que plantear otras alternativas».

Pese a ello, el presidente del grupo Garnica reconoció estar «tranquilo» por estar relativamente cerca de otros territorios como Galicia y Portugal, donde abunda el eucalipto, si bien puntualizó su preocupación por la cantidad «insuficiente» de metros cúbicos de chopo.

«Intentaremos por todos los medios no reducir, pero habrá que buscar otras alternativas», y el eucalipto se presenta como una posibilidad, una madera que ya se ha trabajado. «Nos permite pensar que recurrir al eucalipto y al pino habría otras alternativas, pero lógicamente no es el chopo», añadió. Estos datos «nos han resuelto las dudas» dada la imposibilidad de crecer o incluso mantener la producción actual.

Crecimiento continuado

La planta de Garnica en Valencia de Don Juan ha ido creciendo constantemente desde su puesta en marcha en 1996, generando nuevos puestos de trabajo cada año e incrementando su producción. En la actualidad consume 300.000 metros cúbicos de madera de chopo al año, casi la totalidad de los cuales se transforman en tableros contrachapados en la propia factoría y se exportan posteriormente a los diferentes mercados.

En los últimos dos años se han invertido 13 millones de euros para mejorar los procesos de esta planta, en la que se instaló la prensa más grande de Europa, lo que generó la creación de 90 puestos de trabajo, a los que se espera sumar otros 50 hasta el año 2019. Sin embargo, la escasez de madera para principios de la próxima década amenaza con que parte de la producción tenga que trasladarse a otras zonas, lo que frenaría el crecimiento de la planta, tanto en producción como en generación de empleo.

«Estamos creciendo constantemente del orden, durante los últimos cinco años, del 17 por ciento interanual», un ritmo que se mantiene, aunque de forma ligeramente ralentizada dado que se ha tenido que proceder a hacer plantaciones de chopo en Francia «porque no tenemos más materia prima en España». Sin embargo, «las facilidades que tenemos en nuestro país no las vamos a tener en otros países», reconoció Pedro Garnica, quien apuntó a la distancia, la cultura o el idioma como principales dificultades.

Llamada a la Junta

La estrategia diseñada en 2005 por la Junta estimaba que la superficie de plantaciones de chopo debería incrementarse hasta las 100.000 hectáreas en 2027, alcanzando así cortas superiores al 1,5 millones de metros cúbicos, algo posible si se plantaran unas 5.000 hectáreas anuales. Para ello se requiere una actuación decidida de la administración forestal en el conjunto de Castilla y León para fomentar la iniciativa privada en los terrenos aptos para la plantación de chopo.

Pedro Garnica hizo un llamamiento a la Junta al entender que es la administración que «puede verdaderamente dar ese impuls»o” a un recurso muy importante« “que puede ser muy positivo y que crea riqueza y puestos de trabajo», incidió.

El presidente de Garnica insistió también en el deseo de seguir creciendo en Valencia de Don Juan, si bien apostilló que eso será posible si se incrementan las plantaciones de chopo. «Es la Junta quien tiene que promocionar el cultivo de chopo mediante subvenciones u otros medios», recalcó Garnica, quien estimó que además de estar al lado de la plantación «se necesitan acciones que verdaderamente impulsen», concluyó.

Fotos