Leonoticias

Oblanca desvía a Asturias, Galicia y Portugal la producción de Alija del Infantado para «que la rueda no pare»

fotogalería

Estado de la planta tras el incendio. / Peio

  • Diferentes plantas absorberán la labor de incubación de huevos que se realizaba en Iberavi | La empresa recuerda que en León no existen operadores de estas características para mantener en la provincia esa línea

  • A la espera de conocer las causas del incendio, la dirección asegura que ya tiene programada la reconstrucción de la planta. «No pensamos en otra posibilidad»

La actividad del Grupo Oblanca no se detiene. En contra de todo pronóstico y como anunciaron desde la dirección en un primer momento, el incendio que en la tarde del jueves arrasó la planta de Ibérica de Multiplicación Aviar –Iberavi-, la incubadora del grupo, no repercutirá en la producción de la compañía y, en consecuencia, en el suministro de los pedidos.

Anunciaban soluciones rápidas y han sido inmediatas. Oblanca ha desviado las labores de incubación de huevos –fase intermedia de su producción- a otros operadores del sector en Asturias, Galicia y Portugal. El objetivo, mitigar a la mínima expresión el daño provocado por el incendio.

Así lo ha trasladado a este periódico Javier Álvarez Oblanca, presidente de Iberavi, que ha agradecido la “pronta y solidaria” reacción del sector avícola para “paliar los daños posibles”. “Hemos barajado todos los cauces posibles para continuar con la actividad”, aseguraba el titular de Iberavi, que reconocía en León no existía ningún operador con esas características para absorber esa producción.

Finalmente y tras varios contactos, han optado por la recolocación de toda la producción en empresas de terrenos limítrofes que permitirán “que la rueda no pare”. De no ser así, recuerda, estarían hablando de pérdidas relativas a un año de producción.

Preparando la reconstrucción

“De cara a los clientes finales está todo controlado y no se van a resentir. Internamente, estaremos hablando de las pérdidas de cinco semanas de producción, tres por el volumen de huevos que el fuego arrasó (120.000 pollos y tres millones de huevos) y dos relativas a la reprogramación”.

Sin embargo, en términos económicos las pérdidas se contarán por miles. Desde la dirección se mantienen cautos a la hora de dar una cifra pero son conscientes de que “es imposible salvar nada de la planta y que, a la espera de que se concreten las causas del incendio, el siguiente paso es su derribo para empezar de cero”.

“Está todo perdido. Nosotros ya estamos preparando su reconstrucción completa”, asegura Oblanca, que recuerda que la planta estaba dotada de maquinaría con avanzada tecnología que permitía un control detallado de todo el proceso. Precisamente, el grupo invirtió 2,8 millones en esta planta de Alija del Infantado hace seis años con el objetivo de duplicar su producción y el número de empleos.

“Aún desconocemos el alcance aunque el desembolso será cuantioso”, remarcó el propietario de Iberavi, que, sin poner fecha concreta, reconoce que el plazo para la reconstrucción de la planta “será largo pero para nosotros no cabe otra posibilidad que la de retomar la actividad en esta planta”.

Reunión con la Junta

Planteamiento que trasladarán a la titular de la consejería de Agricultura y Ganadería en los próximos días durante la reunión a la que están citados los propietarios de Oblanca. Aún sin fecha concreta, la empresa si ha recibido el compromiso de la Junta de Castilla y León de sumar fuerzas y ver los cauces posibles para alcanzar una solución cuanto antes.

Asimismo, desde la consejería de Empleo también se han puesto en contacto con la dirección para interesarse por la veintena de empleados que trabajaban en la planta de Alija del Infantado que inicialmente serán recolocados a otras plantas.

Iberavi está participada al 50 por ciento por la compañía española Oblanca y por la portuguesa Nutrotón. La planta, de incubación de huevos y obtención de pollos de carne, abrió sus puertas en el año 2004 y en la actualidad produce una media semanal de 800.000 huevos y 650.000 pollos, distribuyendo principalmente al norte de España.