La triple condena de las víctimas nigerianas de la trata

La Guardia Civil desmantela una red de trata de mujeres nigerianas en 2011./
La Guardia Civil desmantela una red de trata de mujeres nigerianas en 2011.

Las mujeres que sufren explotación sexual pierden también la custodia de sus hijos. La ONG Women’s Link Worldwide reclama que la administración proteja sus derechos

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Mama Favour nació hace 28 años en la ciudad nigeriana de Benin City. Siendo aún adolescente, fue captada por una red de trata que la llevó por Níger, Argelia y Marruecos antes de llegar a España. En Tánger mendigaba para sobrevivir y se quedó embarazada del hombre que la introdujo en la red. Cuando tuvo a su hijo, él la abandonó. En 2014, con una niña de cuatro años en brazos, se montó en una zodiac con la que arribó en España. Llegó a Tarifa y la trasladaron a un centro de acogida de Córdoba. Fue entonces cuando la administración decretó que la pequeña estaba en situación de desamparo, así que a su madre le retiraron la custodia y solo podía ver a la niña una hora a la semana y bajo supervisión. Seis meses después, el expediente de desamparo de Mama Favour se cerró. Había estado lleno de irregularidades: defectos de notificación, de plazos, de asesoría legal y de evaluación del vínculo materno-filial. Fue solo entonce cuando madre e hija, por fin y no sin dificultades (el idioma, el tiempo de ausencia, los reproches, la deuda con los explotadores), pudieron reunirse por fin y ahora intentan empezar una nueva vida en Zaragoza.

El drama de Mama Favour es uno de los 23 casos estudiados por la ONG Women’s Link Worlwide, que este jueves ha presentado su informe ‘Madres en las redes de trata: derechos robados’. El documento aborda los problemas a los que se enfrentan las mujeres nigerianas introducidas en redes de trata y sus hijos durante su tránsito migratorio por Europa. Y es que estas mujeres son víctimas por tres veces: se juegan la vida en pateras cruzando el Estrecho; se les arrebata a sus hijos al llegar a Europa; y tienen que prostituirse para pagar la deuda que han contraído con las mafias que las han llevado al continente.

“Cuando hablamos de las víctimas de trata, no pensamos en el derecho de estas mujeres a ser madres y tener una familia. Las autoridades deben priorizar los derechos humanos de las víctimas de trata, y por tanto, proteger su derecho a estar con sus hijos”, afirma Gema Fernández, abogada de Women’s Link y coordinadora del informe.

¿Por qué estas mujeres pierden a sus hijos cuando llegan a Europa? Las autoridades consideran que los niños están en riesgo porque sus madres son víctimas de trata. Cierto es que las mujeres se pueden identificar ante la administración como víctimas de la explotación sexual para evitar la separación de sus hijos, pero es una solución problemática porque si lo hacen, la red les exige pagar su deuda bajo amenazas a los familiares que se han quedado en Nigeria. La paradoja es que se les retira la custodia no porque no los cuidan, sino por su condición de víctimas de trata. “Pero ser víctima de trata no inhabilita para ser buena madre. Lo que de verdad es necesario es que existan medidas que protejan la unidad familiar”, explica Fernández.

“Hay muchas madres que están buscando a sus hijos porque en algún momento la administración les retiró la custodia y entraron en sistema de adopción. Ellas no saben dónde están y lo único que quieren es decirles a sus hijos que les siguen queriendo”, corrobora la periodista e investigadora Helena Maleno.

Women’s Link Worldwide reclama a las administraciones que coordinen medidas para garantizar la protección de los niños, pero sin vulnerar los derechos de las madres. La organización pide también sistemas de protección integrales que eviten que las víctimas tengan que contar su historia de explotación en cada una de las administraciones encargadas de proteger sus derechos.

Fotos