No son tocamientos, son delitos

Una imagen del Pobre de Mí, ayer./Afp
Una imagen del Pobre de Mí, ayer. / Afp

La concienciación social ha incrementado las denuncias por abusos sexuales en Sanfermines

PABLO OJERPamplona

El número de agresiones sexuales durante estos Sanfermines se ha reducido a más de la mitad. De las cinco que se denunciaron el año pasado (cuatro consumadas y un intento) se ha pasado a dos en 2017. Sin embargo, el número de denuncias por abuso sexual se ha incrementado de 11 a 12. Aunque hay que destacar que el año pasado fue la primera vez que se contabilizaron este tipo de abusos.

La concienciación social acerca de la calidad de delito de los tocamientos no permitidos ha hecho que sólo desde el año pasado aparezcan en las estadísticas de los Sanfermines. "Sólo ha sido una palmada en el culo", se afirmaba con frecuencia. "Esto antes se resolvía con dos bofetones bien dados", aseguraba un periodista durante estas fiestas que terminaron ayer.

Sin embargo, basta con fijar la atención en el Código Penal para comprobar que este tipo de actos no son una simple 'palmada' que se resuelve con 'dos bofetones'. El tocamiento no consentido está tipificado como un delito con pena de cárcel como se ha podido comprobar estos Sanfermines en siete de los casos denunciados.

El artículo 181 del Código Penal califica el abuso sexual como "el que, sin violencia o intimidación y sin que medie consentimiento, realizare actos que atenten contra la libertad o indemnidad sexual de otra persona" y prevé una pena de prisión de uno a tres años o una multa de dieciocho a veinticuatro meses. Y se refiere al simple tocamiento porque en el punto 4 de ese mismo artículo especifica que "cuando el abuso sexual consista en acceso carnal" la pena será muy superior, de cuatro a diez años de cárcel.

No es no

El mismo artículo asegura que "la misma pena se impondrá cuando el consentimiento se obtenga prevaliéndose el responsable de una situación de superioridad manifiesta que coarte la libertad de la víctima". En este sentido, la concejal de Igualdad y LGTBI del Ayuntamiento de Pamplona, Laura Berro, recordó este sábado que "cuando la mujer no dice nada porque está llorando o está paralizada, es un no".

Pero más allá del delito judicial, la concienciación social que está surgiendo abarca un campo más amplio que define la violencia sexista. El propio Ayuntamiento de Pamplona afirma en una guía que ha editado contra estas actitudes que define la violencia sexual como "una violencia que se basa en las relaciones jerárquicas, en las relaciones de poder que sitúan al hombre por encima de la mujer, cuyo objetivo es garantizar que las mujeres vivan en una situación de sumisión. Es una violencia con carácter estructural, ya que la sufren mujeres de todo el mundo en todos los ámbitos de sus vidas. Puede ser física, psicológica, afectiva, sexual o económica. Puede tener diferentes formas: insultos, supuestos piropos, desprecios, humillaciones, celos, chantaje emocional, tocamientos, acoso sexual, golpes, violaciones, asesinato…".

La fiesta no es excusa

Los grupos feministas también rechazan la supuesta excusa que se esconde detrás de las fiestas y sus excesos. "Las fiestas no son más inseguras en sí mismas. Lo es el pensamiento que justifica que una mujer no puede decir no y querer libremente una relación. Ese pensamiento que ve como objeto sexual a poseer a toda mujer que esta por la calle y sobre todo a algunas horas", afirman desde la asociación navarra Lunes Lilas, que desde hace años viene trabajando en la erradicación de la violencia hacia las mujeres.

Y parece que el trabajo de todos estos colectivos viene dando sus frutos. De ahí que el alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, asegurara que estar convencido de que "estamos en la misma línea desde un punto de vista estadístico de lo que ha venido ocurriendo en los últimos años y de lo que por desgracia está ocurriendo en otras fiestas. Lo que realmente es novedoso en Pamplona es que la ciudadanía está en la calle y ha decidido liderar una lucha que es imprescindible tomar en serio".

Contenido Patrocinado

Fotos